Segundo alcalde sancionado por malos manejos en temas relacionados con la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata


Mientras el ex alcalde Jhony Pérez Oñate espera en prisión la decisión que va a tomar la justicia sobre su responsabilidad en el caso de la supuesta ilegalidad en la firma de convenios o donación del lote a la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, donde ésta inició la construcción del Parque de la Leyenda, a otro ex alcalde, Rubén Alfredo (alias Ava) Carvajal Riveira le cae todo el peso de la Ley: la Procuraduría lo destituyó como alcalde de Valledupar e inhabilita para ejercer cargo público, por 20 años.

Es de anotar que este mismo alcalde, Carvajal Riveira, no pudo cumplir su período y solo gobernó 2 de los 4 años para los cuales fue elegido (2008 y 2009), pues se le comprobó la inhabilidad para haber aspirado al cargo. El 13 de julio de 2012, el Consejo de Estado anuló su elección por inhabilidad debida a su vínculo matrimonial con Marcela Giovanetti, ex secretaria departamental de Salud, y su relación de consanguinidad con el ex director de Fiscalía, José Luis Carvajal Riveira, quienes no renunciaron a sus cargos en el tiempo requerido.

La noticia de su destitución e inhabilidad se conoció en medio de los cohetes, parafernalia y condecoraciones con motivo del aniversario del Cesar, las luces y villancicos navideños y, por supuesto, la algarabía de la celebración del nuevo año. Motivos por los cuales esta importante noticia no ha sido analizada en su real magnitud.

La Procuraduría General de la Nación lo encontró responsable disciplinariamente de incumplimiento en la formulación y ejecución del plan municipal de cultura; de la utilización indebida de los recursos apropiados para el diseño y construcción del teatro municipal de Valledupar, ya que no solo dejó de ejecutar $2.350 millones destinados específicamente para tal fin, sino que utilizó $1.066 millones para pagar obras como la concesión de amoblamiento urbano; de no haber exigido la transferencia a las arcas del municipio de más de $47 millones que están en poder de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata por conceptos como publicidad y permisos para ventas ambulantes que de manera por demás ilegal, recaudaba la Fundación, siendo ello un peculado por apropiación, e igualmente, por no exigirle a la misma fundación que se apropió del Festival Vallenato, la póliza para garantizar el pago del impuesto de espectáculos públicos, otorgándole el permiso para realizar el Festival Vallenato de 2009 sin que existiera dicha garantía, pese a un control de advertencia de la Contraloría Municipal.

Como se sabe, cuatro ex alcaldes y los concejales del período durante el cual se habría cometido prevaricato y peculado al ceder a un entidad privada un bien público, corolario de una serie de errores que se cometieron y que fueron enmendados con fallas jurídicas más graves, las cuales fueron denunciadas por el penalista Evelio Daza Daza, denuncias que a la postre concluyeron con que el Tribunal Administrativo del Cesar profirió en primera instancia un fallo mediante el cual ordena a la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata devolver el lote del Parque de la Leyenda al Municipio de Valledupar.

Fallo que fue apelado por la demandada y se encuentra a la espera de pronunciamiento por parte del Consejo de Estado. El fallo, además de ordenar la entrega del lote, solicitó recuperar los dineros que la Fundación del Festival Vallenato recibió de la Comisión Nacional de Regalías por intermedio de la Alcaldía de Valledupar.

Asimismo, se ordena a la oficina de Registro de Instrumentos Públicos de Valledupar inscribir la parte resolutiva de la sentencia en los folios de matrículas pertenecientes al terreno denominado parque de la Leyenda Vallenata.


Los comentarios aquí publicados no reflejan la opinión de EL INFORMADOR. Es necesario ser un usuario registrado para poder comentar las noticias. Por favor, ingrese o regístrese como usuario al final de esta página.