Barrios populares de Santa Marta

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Promedio 0.00 (0 Calificaciones)

Me cuento en el grupo de personas a quienes llama poderosamente la atención el nombre que tienen nuestros barrios. Al plasmar el nombre de un barrio, se le hace honor a algo o a alguien, bien sea a un conquistador, a un político reconocido, a una fecha especial, a un cantante legendario, a un día decisivo para la patria; me interesa así mismo la trascendencia que han tenido y tienen en la ciudad donde habita.

Sectores como Bastidas, Chimila, Pescaíto, 20 de Julio, 7 de Agosto y Obrero, son nombres llamativos los cuales tienen un significado y cuyos habitantes son gente honesta y trabajadora que aguanta con dignidad los abusos de Metroagua, de Electricaribe y otras entidades sin escrúpulos.

El importante barrio Bastidas, se llama así, por el apellido del fundador de nuestra ciudad, a quien lo han honrado impunemente con estatuas, colegios y demás cosas. Su mérito masacrar a los indígenas de Bonda y Gaira. Aunque, para muchos samarios el señor Bastidas es referente de heroicidad y valentía.

El barrio Chimila, le rinde homenaje a esa gran tribu indígena, la cual en el siglo XVIII fue sometida a todo tipo de vejaciones por parte de los españoles y que recordamos por sus aportes culturales y ancestrales. El Siete de Agosto me imagino que se llama así por la Batalla de Boyacá, fecha en que se venció a los españoles, aunque no se cambió para favorecer a los más desarraigados sino a los descendientes de los realistas.

El Veinte de Julio lleva su nombre por el supuesto, "Grito de la Independencia", en el que los granadinos se alzaron porque un acaudalado español no prestó dizque un florero, en el popular barrio es conocidísimo el palo de la Bonga. El Obrero me imagino, que su nombre se debe en honor a los miles de trabajadores samarios que trabajan incansablemente para llevar la comida a la casa.

Pescadito o Pescaíto como lo llamamos y conocemos, no sólo es la tierra del Pibe y Didí Valderrama, sino de innumerables beisbolistas, basquetbolistas, líderes sindicales, cultores y escritores. Su carnaval muy bien organizado pertenece a la historia de la ciudad. Si no estoy mal, realizan dos fiestas carnestolendas, ambas con gran éxito.

Barrios populares que sin duda han aportado desarrollo a la ciudad, con historias, leyendas y referentes para el bien de la capital.