Turistas extranjeros opinan sobre su estadía en Santa Marta

#MiraMiRed
Tamaño Letra
  • Font Size

En el marco del Día Internacional del Turismo, EL INFORMADOR se pasó por el Centro Histórico.

Por: Simón Guillén
Redacción EL INFORMADOR


Todos los 27 de septiembre se celebra el Día Internacional del Turismo, y Santa Marta es una de las ciudades más visitadas en Colombia. El Minca, La ciudad perdida, el Parque Tayrona y las hermosas playas, forman parte de los atractivos que la ciudad samaria tiene para ofrecer.

Muchos son los turistas extranjeros que no quieren perderse de la hermosa naturaleza del departamento, por ende, EL INFORMADOR entrevistó a varios de ellos para saber sólo una cosa: ¿Por qué decidiste venir a Santa Marta?

Muchas son las razones. Alguno de ellos viene a disfrutar de las maravillas que ofrece el departamento y utilizan a Santa Marta como el lugar óptimo para dormir. Otros, vienen ya por segunda o tercera vez para disfrutar propiamente de las playas samarias.

A continuación las historias de los extranjeros que conversaron con esta Casa Editorial.

Tomás, alemán

Un hombre alto, de 1.85 de estatura aproximada, de pelo amarillo y muy amable. Tomás expresó a EL INFORMADOR que conocía nada de la ciudad, y que precisamente ese hecho es la razón por la que vino.

“Llevo en Santa Marta dos días, no sé mucho de la ciudad, pero esa es la razón que me trajo aquí, para explorarla… Además la cercanía a Minca, hace de esta ciudad un buen lugar para descansar y relajarse” expresó Tomás con una amplia sonrisa en inglés, ya que el español no lo domina.

Alexandra y Julián, pareja de franceses

Esta pareja es sencillamente maravillosa. Irradiaban una energía positiva, de esas que contagian felicidad.

En su limitado español le contaron a EL INFORMADOR que estaban muy contentos de estar en Santa Marta y Alexandra enfatizó en estar impresionada por la naturaleza samaria.

“He visto una foto en internet y dije ‘¡oh que lindo!’ y me dieron ganas de venir acá (risas)” expresó Alexandra con un español ‘machucado’.

Al intentar conversar con Julian, se limitó a reír y decir “muy poquito español”, haciendo la aclaración que no habla nuestro idioma.

Y al preguntarles por la ciudad, Alexandra respondió; “Me encanta, hay mucha gente que dice ‘Ay… Santa Marta es feo…’ no… (Risas) es hermosa, me encanta… hay muchas cosas lindas de ver”.

Daniel (ecuatoriano) y su novia finlandesa

Daniel y su novia (de la cual no tenemos el nombre, pero sí sabemos que viene de Finlandia), vinieron a la ciudad para encontrarse con un hermano de él que vive en Colombia y aprovechar unas vacaciones románticas en los hermosos paisajes samarios.

“Soy de Galápagos (Ecuador), y estoy en Santa Marta para vacacionar, pasar un tiempo con mi hermano menor que ya se fue, y además también, para disfrutar un mes por estas hermosas playas con mi novia” expresó Daniel, mientras la chica finlandesa miraba atentamente a su novio con sus grandes ojos azules.

Steven de Oxford, Inglaterra

En Colombia se tiene la costumbre de decir que los europeos son personas frías, antipáticas y que muy poco andan pendiente de los demás. Pues si de alguna manera habría que describir a Steven y sus dos compañeros de viaje, es todo lo contrario a lo anteriormente nombrado.

Los tres ingleses invitaron a este servidor a beber de lo que ellos consumían y en una charla más que amena, le expresó a EL INFORMADOR que vino al país por recomendaciones de amigos que ya conocían Colombia.

“Vine de Oxford, Inglaterra y ¿Por qué decidí venir a Colombia? Bueno… He oído muchas cosas buenas sobre Colombia de mis amigos que han viajado para acá en los últimos años, y por sus experiencias, quise probar lo mismo” expresó Steven mientras saboreaba gustoso el sabor de una cerveza nacional.

“Fuimos primero a Bogotá hace una semana, disfrutamos del ‘Pueblo Viejo’ en La Candelara… luego fuimos a Medellín y debo decir que es una fantástica ciudad… buena gente, buen clima, buenos restaurantes, muchas cosas que hacer; inclusive fuimos a la ‘Comuna 13’ y quedamos impresionados de cómo han regenerado el área” dijo Steven sobre el trayecto de él y sus amigos desde que llegaron a Colombia.

Steven además, destacó lo seguro que se ha sentido en el país, y se atreve a compararlo con su ciudad natal. “En la comuna 13 (En Medellín) me sentí muy tranquilo, y todos me decían que antes había sido un barrio muy peligroso… en Londres hay un brote de delincuencia, quizás debería tomar el ejemplo de Medellín… (Risas)”.

El día que fue entrevistado, era el primer día de Steven y sus dos amigos en Santa Marta. “Hoy es nuestra primera noche aquí, y comimos un delicioso ceviche en La Marina”, también agregó como ha sido tratado por los colombianos, “Mis amigos me dijeron que los colombianos eran muy receptivos, y ha sido totalmente el caso, nos sentimos muy bienvenidos, muy seguros, muy relajados, y hemos visto cosas fantásticas, definitivamente volveremos”.

Steven y sus dos compañeros (Un hombre y una mujer que rondan por los 50 años), son trabajadores en embarcaciones de barcos en Inglaterra.

Sarah, española

Según cuentan colegas que han viajado a España, expresan que las españolas son mujeres seguras de sí mismas y además un poco arrogantes. Sin embargo Sarah no es el caso. Está segura de sí misma, pero es sumamente tierna, amable y sumamente hermosa.

Es de Sevilla pero vive en Madrid y vino a Santa Marta con una compañera a explorar los paisajes del Magdalena.

“Decidí venir a Santa Marta para ver la ‘Ciudad perdida’… lo que había leído en internet de Santa Marta no era bueno… pero me ha sorprendido, llevamos un solo día y me ha gustado un montón, el ambiente es muy bonito y repetiremos una segunda noche seguro”.

Irmina y Vegoña, madrileñas

Al igual que el caso anterior, dos amigas que provienen de Madrid a Santa Marta con el propósito de vivir una experiencia única con la naturaleza.

“En realidad nos pillaba de paso para ir a La Guajira, el Tayrona y elegimos este lugar para pasar porque dos amigas nos hablaron muy bien de este lugar, que tenía mucho ambiente” expresó Vegoña.

Por su parte Irmina se mostró complacido con lo que había visto de Santa Marta. “Había leído que el centro de Santa Marta estaba muy bonito, que lo habían rehabilitado, que tenía un ambiente muy colonial… y la verdad es que se han confirmado lo que habíamos oído y leído”.

En nuestras redes sociales podrán encontrar las entrevistas en formato digital. 

Más Noticias de esta sección

Publicidad