El problema con los limpiavidrios en Santa Marta

Los menores piden dinero en los semáforos de la ciudad mientras sus padres muestran carteleras con mensajes solicitando ayuda.

#MiraMiRed
Tamaño Letra
  • Font Size
A diario se registran enfrentamientos verbales y físicos en los semáforos entre conductores y quienes se dedican a lavar panorámicos.
El popular ‘rebusque’ y la informalidad crecen a pasos agigantados en avenidas principales y semáforos de la ciudad, con una grave problemática social como consecuencia por los constantes enfrentamientos entre conductores y limpiavidrios.

En un video que circuló en redes sociales y que fue publicado por EL INFORMADOR, se evidencia el momento en el que el panorámico de un taxi quedó destrozado por el agresivo comportamiento de dos limpiavidrios venezolanos, tras la negación del conductor, quien no quiso que le lanzaran agua al parabrisas.

El hecho ocurrió a la altura de la avenida Campo Serrano, entre carreras Hernández Pardo (4), con avenida del Río. El sujeto dejó incrustado su limpiador en el panorámico del taxi, destruyéndolo en su totalidad.

Después del altercado, se conoció que la Policía aprehendió a los agresores y los trasladó hacia un Comando de Atención Inmediata, CAI. Los afectados los denunciaron ante las autoridades.

EL INFORMADOR dialogó Diego Armando Chirinos, un limpiavidrios venezolano, quien se desempeñaba como arquitecto de tecnología en su país y llegó hace cuatro meses a Santa Marta a ganarse el día a día en los semáforos. Dijo que, “si les preguntamos a los conductores antes de echarles agua al vidrio nos dicen que no, y de eso vivimos nosotros. A veces los taxistas nos mandan a lavar y no nos dan cobres -dinero-. Todos no somos iguales”, expresó.

En algunas esquinas, entre dos y cuatro personas ofrecen la limpieza de parabrisas.
En algunas esquinas, entre dos y cuatro personas ofrecen la limpieza de parabrisas.

Por su parte, un ciudadano quien a diario transita en su automóvil por las calles de la ciudad, dijo que, “son unos atrevidos. Tengo mi limpiavidrios para limpiar mi carro. Pero se entiende también que en los semáforos viven de eso. A veces entre cuatro personas golpean y dañan partes de los vehículos de los conductores quienes se niegan al servicio”.

La informalidad en los semáforos de la ciudad ha generado diferentes enfrentamientos a diario. Una de las zonas más afectadas es la intersección de avenida del Río con carrera 19, donde hubo un altercado que por poco se sale de control entre un ciudadano quien esperaba el cambio de luces del semáforo, y otra persona quien ofreció limpiarle el parabrisas.

Recibió un no como respuesta, se molestó y roció agua sobre el coche. Así comenzó una de las tantas peleas que se presentan todos los días.

Las críticas en redes sociales no se hicieron esperar. Cientos de usuarios opinaron sobre la problemática y piden a las autoridades aumentar los controles.

Comentarios

Isabel Medina: “Esto se ha convertido en un problema social que necesita solución, cada día es peor, desde la distancia tiran el agua sin ser autorizados y realmente algunos son agresivos”.

Carlos J Gutiérrez: “Hemos patrocinado la delincuencia. La solución es no darles un peso, pero ya se lo sacan dañándole el carro o lucha a cuchillo entre los de ahora y los de antes.

José Luis Rojas Ballena: “Ojo con los del semáforo de la carrera 24 con avenida del Libertador frente a Ara, son alzados”.

Fernando José Zapata Palacio: “Deja que se metan con el que no es. Ahí lo dejan tendido, está bien que uno ayude al prójimo pero a la fuerza nadie camina”.
Olga Beatriz Canchano del Toro: “Ellos creen que la gente tiene la obligación de ayudarles y cuando se les dice ‘No’, les da rabia.

Gustavo Suescún: “Si nadie les diera plata ellos no estuvieran ahí”.

Eduardo Candanoza Pérez: “Los señores taxistas salen a rebuscarse el diario y fuera de esto tienen que lidiar con las exigencias de plata de estos señores, a veces hasta ellos recogen más plata en esos semáforos que los que están en vehículos ganándose la vida”.

Camilo Pacheco: “La mayoría de las veces le echan agua al vidrio sin pedir el permiso, son muy lisos por eso es que ya la gente los tienen en la mala”.

Más Noticias de esta sección

Publicidad