Consternación por muerte de una estudiante de derecho

Laura Andrea Ortiz Polo, estudiante de derecho muerta por una herida causada por una bala perdida.

#MiraMiRed
Tamaño Letra
  • Font Size
Laura Andrea Ortiz Polo, estudiante de derecho de la Universidad Sergio Arboleda seccional Santa Marta, falleció en días pasados producto de una herida causada por una bala perdida.

Laura Ortiz Polo resultó lesionada el pasado primero de enero cuando caminaba junto a su papá por sectores de la calle 5 con carrera 11 del barrio San Fernando del corregimiento de Orihueca para asistir a un encuentro familiar. Ellos iban tranquilamente y de repente su hija se desplomó, por lo que la auxilió de inmediato, y es precisamente en donde se da cuenta que esta sangraba por la cabeza.

La joven fue trasladada a la capital del Atlántico, pese a los esfuerzos que hicieron los médicos de la Unidad de Cuidados Intensivo de una clínica de Barranquilla, se produjo la muerte de la estudiante Laura Andrea Ortiz Polo, de 22 años.

La muerte de la joven causó conmoción y consternación entre familiares y amigos, quienes pese al delicado estado de salud en el que permaneció, nunca perdieron las esperanzas de que se recuperar y culminara sus estudios en los que había centrado sus esfuerzos para convertirse en una gran profesional.

La noticia fue compartida 35 veces en distintos perfiles de Facebook, comentarios como el que realizo la seguidora Beatriz Carrascal, hacen caer en cuenta de que las armas y los tiros causan dolor a otros.

Beatriz Carrascal Es difícil creer que existan personas tan inconscientes de hacer estas cosas y quedar como si nada hubiese pasado, hoy es Laura mañana puedes ser tu o algún familiar, Paz en su tumba y a todos sus familiares mucha Fortaleza que Dios los Bendiga y acompañe.

Así mismo Juleimis Gutiérrez, le regaló este mensaje a su amiga de infancia que está en las manos de Dios: “Era un viernes soleado, todo solía marchar muy bien, ya se acercaba el fin de semana... Al medio día, entré a mis redes sociales y las esperanzas y las ilusiones de mis súplicas a Dios por la vida de ella se habían cristalizado, y así mismo, mis ojos rompieron en llanto. Una noticia que en menos de 1 minuto puso en mi cabeza un rodaje de momentos de mi infancia el cual viví con ella. El sol se ocultó, debió ser en señal de lo que yace ocurrido, el día se puso pálido, los pájaros cantaban juntos, ¿Será que le hacían una melodía mientras ella subía al cielo convirtiéndose en un bello ángel? Ella se fué. Mi corazón y mi alma, parecieron arrugarse como cuando arrugamos un papel que ya no nos sirve, mis lágrimas corrían una tras otra, en mi pantalla sostenía una foto de ella y mi mente se preguntaba, ¿por qué ella, por qué? Se fué, y su rostro no lo volveré a ver... Su personalidad era como un botón de reinicio, si estabas mal, ella te atrapaba con sus actitudes y automáticamente todo cambiaba.

Ella era luz, ella era paz, era alegría, era felicidad. Todos orábamos siempre por ella, nuestras esperanzas y nuestra fe eran más enormes que el universo, así de enormes como era el corazón de ella. A partir de hoy, nos toca ser fuertes para ella, para su hijo, para sus hermanas, para sus padres, para sus tíos y primos, y para nosotros, sus amigos. A partir de hoy, nos toca luchar así como ella lo hacía.

A partir de hoy, debemos jurar ante Dios que su sonrisa jamás se apagará en nuestras memorias, y que por siempre la llevaremos en nuestro corazón. Nuestras vidas no serán las mismas sin tu presencia Laura Andrea Ortiz Polo, sé que estás al lado de Dios, nos cuidarás desde el cielo como el ángel que el Todopoderoso tiene en su reino... Fuiste y serás recordada como una excelente persona, mujer y mamá. Que mi Dios te tenga en su Santa gloria... descansa en Paz (31 de julio 1996 -11 de enero 2019)

Más Noticias de esta sección

Publicidad