Piden mejorar seguridad y servicio de buses para ir al estadio Sierra Nevada

A pesar que la entrada principal es por la vía Alterna, a muchos hinchas se les facilita más tomar el polvoriento y ‘peligroso’ camino de la Troncal del Caribe.

#MiraMiRed
Tamaño Letra
  • Font Size
Algunos hinchas viven un drama para ver jugar al Unión Magdalena en casa.

A pesar que el Distrito implementó nuevas rutas en el transporte urbano hacia el sector de Bureche, son varios los ciudadanos que piden mayor control para el servicio de buses y fortalecimiento de la seguridad alrededor del estadio Sierra Nevada.

Hasta el momento, son cuatro las rutas que se habilitan cada vez que el Unión Magdalena juega en casa. Se trata de la extensión del itinerario tres Ondas del Caribe; ruta seis Minuto- Bastidas; ruta 20  avenida del Río- Curinca; y la 15, Aeropuerto, cuando esta viene en retorno hacia la ciudad. No obstante, después del último compromiso, contra Fortaleza CEIF, en Santa Marta, fueron varias las quejas por parte de los usuarios.

Brequi Sánchez, hincha del ‘Ciclón’, manifestó que este miércoles 22 de agosto, tomó el servicio de bus que marcaba la ruta Curinca para ver el partido contra el club capitalino en mención, y aunque en el letrero expuesto en el panorámico del vehículo decía ‘Estadio’, el conductor no quiso entrar hacia el escenario. “¿Y quién vigila o controla esta situación? También es difícil encontrar buses para regresar a casa. Somos muchos los que vamos a ver a nuestro equipo pero así es muy difícil. Necesitamos más seguridad por parte de la Policía”, dijo.

Por su parte, la Secretaría de Movilidad del Distrito había anunciado que “las personas que deseen tomar estas rutas lo podrán hacer desde la 1:00 de la tarde y hasta una hora después de terminado el encuentro futbolístico del Ciclón”.

Aunque la entrada principal al escenario deportivo es por la vía Alterna, a muchos hinchas se les facilita más tomar el camino de la Troncal del Caribe para llegar, pasando varias dificultades: un polvoriento e inseguro camino.

Yolanda Isabel Mejía Díaz, seguidora de EL INFORMADOR en redes sociales, manifestó que “debería haber un mejor servicio de transporte público para las fechas de partidos, con razón a algunos les toca una larga caminata para llegar a la Troncal y tomar la buseta”.

Idark Augusto Barrios Johnson, gerente de Infraestructura del Distrito, expresó que la vía que conduce desde la Troncal del Caribe al Sierra Nevada “es un carreteable que se hizo para el manejo y control de las obras del estadio, pero la entrada principal es por La Vía Alterna. Estamos viendo la posibilidad, estructurando el proyecto y tratando de conseguir los recursos para asfaltar esa también, pero todavía no es una realidad”, explicó.

Daniela Barrios, ciudadana,  comenta que el riesgo de atracos es inminente. “Se necesitan al menos 5 policías con motos en el tramo entre el estadio y la salida, porque pueden atracar y nadie se da cuenta, esto solo antes y después del partido , no es nada del otro mundo”, indicó.

Comentarios

Villar P. Alexis: “Eso es bueno para que los dirigentes del Unión se den cuenta del sacrificio que hacen los hinchas por ver al equipo, y así mismo le inviertan”.

Marvin Orozco: “Y al igual por la vía Alterna se nota que se robaron la plata, las luces ahí instaladas son para vía con separador y solo hicieron una vía sencilla, habrá que preguntarle al Alcalde que pasó ahí, no entiendo por qué siempre hacen lo mismo con las vías acá en Santa Marta, siempre las hacen a medias. Después la gente se adueña del otro pedazo y queda para siempre así que ‘cortoplacistas’ son”.

George Pérez: “Es peligrosísimo”.

Gustavo C. Arango Locarno: “Atraco garantizado”.

Daya Colina Narvaez: “Es un peligro. Eso es puro monte. Dios mío todo lo que hacen las personas por ver a su equipo jugar”.

José Vicente Ferreira Perez: “Por ahí atracan”.

José Antonio Fakiolas Vergara: “Que vergüenza esa trocha”.

Juliangelly Beltran Guillot : “Lastimosamente va tanto delincuente que da miedo ir a un partido de esos”.

Más Noticias de esta sección

Publicidad