El dogma de la Inmaculada Concepción

Entretenimiento
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Padre Mario González García

Padre Mario González García

Columna: Para vivir mejor
Un dogma es una proposición que se asienta por firme y cierta, como principio innegable.

La enseñanza de la Iglesia sobre la Santísima Virgen María nos propone cuatro dogmas: el dogma de la maternidad divina, el de la Inmaculada Concepción, el de su perpetua virginidad, y el de su asunción.
Hoy celebramos la Inmaculada Concepción, cuyo dogma fue proclamado por el Papa Pío IX el 8 de diciembre de 1854, en su bula Ineffabilis Deus.
Dice lo siguiente: "Declaramos, pronunciamos y definimos que la doctrina que sostiene que la Santísima Virgen María, en el primer instante de su concepción, fue por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente en previsión de los méritos de Cristo Jesús, Salvador del género humano, preservada inmune de toda mancha de culpa original, ha sido revelada por Dios, por tanto, debe ser firme y constantemente creída por todos los fieles."
Con este dogma la Iglesia declara, proclama y define que la Virgen María estuvo libre del pecado original desde el primer momento de su concepción por los méritos de su hijo Jesucristo. Con esta proclamación dogmática la Iglesia asume el sentir de dos mil años de tradición cristiana al respecto.
Al contemplar la Inmaculada Concepción de María podemos contemplar la obra maravillosa de Dios en su plan para salvarnos, contemplamos también su amor por cada uno de nosotros y nos estimula en la lucha contra el pecado y el desorden de la concupiscencia fruto del pecado original, nos habla de la victoria de Dios sobre el pecado y la muerte.