John-John Kennedy, una vida en la que siempre era el centro de todas la miradas

Palm Beach, 01/06/1963.- John F Kennedy junto a su esposa Jacqueline, y sus hijos John - John y Caroline.

Entretenimiento
Tamaño Letra
  • Font Size
Hace 20 años fallecía en un terrible accidente de aviación el hijo de JFK, presidente número 35 de los Estados Unidos, y su esposa Carolyn. Conocido como John John, había tenido una vida caracterizada por sus romances y su exitosa carrera como empresario. Ahora, todo esto se recoge en un nuevo libro sobre la tercera y cuarta generación de esta saga de ascendencia irlandesa y en otra biografía centrada en John F. Kennedy Jr.

Por: Ana Fernández Alonso.
EFE Reportajes
Fotos: EFE

Se cumplieron 20 años del fatal desenlace de John John Kennedy -con 38 años en el momento de su muerte- que volvió a alimentar la leyenda negra que pesa sobre esta familia de ascendencia irlandesa, una de las más poderosas de Estados Unidos. La vida del hijo del que fuera 35 presidente de los Estados Unidos se había caracterizado por ser portada de muchas revistas del corazón a causa de una ajetreada vida amorosa y una fructífera carrera como empresario, en la que encontró la estabilidad tanto profesional, al fundar la revista “George” en 1996, como sentimental al unirse a Carolyn Bessette.

Con anterioridad se le atribuyeron idilios con mujeres dedicadas al mundo del espectáculo como Madonna, Daryl Hannah, Kim Basinger, Brooke Shields o Sarah Jessica Parker.
Bessette trabajó como relaciones públicas de la casa de modas Calvin Klein y era centro de atención de la alta sociedad neoyorquina por su elegancia, comparada en ocasiones con la de Jackie Kennedy, aunque también se le criticó su aire misterioso.

Sin embargo, no es oro todo lo que relucía, ya que en la nueva publicación del escritor J.Randy Taraborrelli, titulada “Los Herederos de los Kennedy”, se recogen episodios de drogas, infidelidades o estrategias de engaño para la prensa.
Imagen de archivo, fechada en 1986, de   John F. Kennedy, Jr.
Imagen de archivo, fechada en 1986, de John F. Kennedy, Jr.

En el primero de los casos, el autor expone, según le contaba un amigo del matrimonio, que los dos jóvenes consumían cocaína justificando que su semana había sido complicada. Del mismo modo, refleja cuando Bessette le confesó a su marido que había besado a otro hombre o cómo Kennedy Jr. se disfrazaba de mujer para poder ir en moto y que no le reconocieran. Además, añaden que estar siempre bajo los focos les hacía sentirse atrapados y cazados a todas horas.
John F. Kennedy Jr. y su hermana Caroline en una imagen de 1978, en la Universidad de Harvard.
John F. Kennedy Jr. y su hermana Caroline en una imagen de 1978, en la Universidad de Harvard.

La pareja murió en accidente de aviación cuando John-John perdió el control de su avioneta y se estrelló contra el mar, pero no solo fallecieron los cónyuges, además, murió la hermana de la nueva emperatriz Kennedy, Lauren Bessette.

Las Bessette eran tres hermanas de Connecticut que habían llevado una vida normal, no habían ido a las mejores universidades ni tenían los contactos que podía tener un Kennedy, simplemente contaban con una sólida educación y se habían labrado sus vidas como ellas creían adecuadas.

Su madre, Ann Messina, al perder a dos de sus tres hijas y comprobar que el aparato en el que iban funcionó bien hasta el momento de estrellarse, tachó de responsable único del accidente al piloto. Por ello, emprendió acciones legales contra la única “familia real” que ha conocido Estados Unidos.
Imagen de 1997 de John-John Kennedy presentando la gala de entrega de los premios de la Sociedad Municipal de Arte (MAS) de Nueva York.
Imagen de 1997 de John-John Kennedy presentando la gala de entrega de los premios de la Sociedad Municipal de Arte (MAS) de Nueva York.

Según informa la revista Vanity Fair, antes de que se celebrase el juicio, la política saga Kennedy accedió a pagar alrededor de 15 millones de dólares. Al parecer, en caso contrario, se hubiese revelado que el hijo de JFK no estaba capacitado para ese vuelo y que había bebido antes de iniciar el viaje.

Toda esta información también viene recogida en otro libro publicado recientemente: “El Príncipe reacio de América: la vida de John F. Kennedy Jr.”, donde su amigo, Steven M. Gillon, recoge todos esos episodios de exceso en una biografía calificada por el canal estadounidense Extra como “explosiva”.
Homenaje a John F. Kennedy Jr. en 1999, en Nueva York, tras conocerse su muerte.
Homenaje a John F. Kennedy Jr. en 1999, en Nueva York, tras conocerse su muerte.

En definitiva, la famosa maldición de los Kennedy, que ya se había llevado a JFK, su hermano Rob y entonces al hijo del primero y su mujer, había terminado marcando a una familia demasiado normal de Connecticut, los Bessette.

Bessette era una chica normal que se vio marcada por la maldición de los Kennedy, así lo aseguraba su madre, quien después de su muerte emprendió acciones legales contra la “familia real” de América.

Los jóvenes murieron hace 20 años en una accidente de aviación nocturno, mientras el hijo del 35 presidente de EE. UU. manejaba el aparato y aparentemente no estaba capacitado para ese tipo de vuelo.

Más Noticias de esta sección

Publicidad