Jueves Santo, Jesús camina hacia la cruz del calvario

La Última Cena se constituye como la primera Eucaristía.

Entretenimiento
Tamaño Letra
  • Font Size
El momento más destacado para los cristianos es la constitución de la primera Eucaristía.
El Jueves Santo es la fiesta cristiana que abre el llamado Triduo Pascual, esto es, el periodo de tiempo en el que la liturgia cristiana y católica conmemoran la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Constituye el momento central de la Semana Santa y del año litúrgico. En concreto, se celebra la institución de la Eucaristía en la Última Cena, el lavatorio de los pies y la oración en el huerto de Getsemaní.

Última Cena

EL INFORMADOR consultó al padre José Hermizul Bolívar, párroco de la Capilla San Juan de Dios, sobre el origen de la primera Eucaristía, el lavatorio de pies y la oración en el huerto de Getsemaní.

“Se dice la Última Cena porque era la cena de la pascua Judía, se reunían los judíos para celebrar la Pascua, es decir, la salida hacia la libertad cuando estaban esclavizados en Egipto y a eso se reúne Cristo con los apóstoles, pero él convierte esta Última Cena judía en la primera misa cristiana, por eso al final de la cena, él toma el pan y les dice: Tomen y coman, este es mi cuerpo, después toma la copa con el vino y les dice: Tomen y beban, esta es mi sangre y es así como queda esa Última Cena judía, convertida en misa cristiana”, explica el sacerdote.

El lavatorio de los pies

En la Última Cena también tiene lugar el lavatorio de los pies, que se interpreta como una acción de humildad de Jesús hacia sus discípulos.
Pedro es el único que le cuestiona el lavado de pies. "No me lavarás los pies jamás", le espeta, ya que el apóstol lo considera una humillación de su Señor hacia él. "Si no te lavo no tienes parte conmigo", le responde Jesuscristo, según los Evangelios. A lo que Pedro replicó: "Señor, no sólo los pies, sino hasta las manos y la cabeza".

Oración en el huerto de Getsemaní

Después de la Última Cena, Jesús sale con los discípulos hacia Getsemaní a orar, ya que presiente los dolores de la Pasión, ya que las autoridades judías y romanas, están cerca de él para aprehenderlo.

En su agónica oración, Jesucristo dice: Padre, si quieres, aparta de mí ese cáliz. Pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya". Después del rezo es prendido por un grupo comandado por Judas, quien le traiciona por 30 monedas de plata, tal y como había profetizado.

“Efectivamente están orando cuando llega Judas con un piquete de soldados y judíos y lo entrega, se los vende por 30 monedas de plata y empieza la Pasión, empieza el juicio ante Poncio Pilato.

Pilato no condena a Cristo a muerte, en los argumentos que dan contra él, no encuentra motivos para condenarlo a muerte, de manera que Pilatos, por eso se lava las manos, diciendo que no encuentra motivos para condenarlo y se lo entrega al pueblo y es el pueblo judío quien condena a Cristo a muerte”, y empieza el recorrido de la Pasión, Jesucristo con la cruz a cuesta va hacia el calvario”, manifiesta el padre José Hermizul Bolívar.

Más Noticias de esta sección

Publicidad