Jesús está en la tumba y sus discípulos oran por su resurrección

El Sábado Santo es un día de oración junto a la tumba, esperando la Resurrección. Es día de reflexión y silencio, no se celebra la misa, por lo que los altares se conservan totalmente desnudos, las imágenes se cubren y los sagrarios están abiertos y vacíos en señal de la muerte de Jesús.

Entretenimiento
Tamaño Letra
  • Font Size
Hoy es día de reflexión y silencio. Es la preparación para la celebración de la Vigilia Pascual.

El Sábado Santo es un día de oración junto a la tumba esperando la resurrección. Es día de reflexión y silencio. Es la preparación para la celebración de la Vigilia Pascual

Por la noche se lleva a cabo la celebración de la Vigilia Pascual. Dicha celebración tiene tres partes importantes que terminan con la Liturgia Eucarística: Celebración del fuego nuevo, Liturgia de la Palabra y Liturgia Bautismal.

Era costumbre, durante los primeros siglos de la Iglesia, bautizar por la noche del Sábado Santo, a los que querían ser cristianos. Ellos se preparaban durante los cuarenta días de Cuaresma y acompañados por sus padrinos, ese día se presentaban para recibir el Bautismo.

También, ese día los que hacían penitencia pública por sus faltas y pecados eran admitidos como miembros de la asamblea.

“Es llamado Sábado de Gloria por la Resurrección del Señor, la iglesia católica celebra la ceremonia de resurrección el sábado en la noche, tiene como finalidad la Resurrección de Cristo, la bendición del Cirio Pascual, que es la representación en la fe de la luz que es Cristo, entonces se bendice el rito y agua a la cual se le mezcla un poco del óleo, el que bendice el obispo el Jueves Santo en la Misa Crismal, en donde se bendicen los oleos que se han de utilizar durante todo el año, hasta la próxima Semana Santa”, menciona el padre José Herminzul Bolívar, párroco de la Capilla San juan de Dios.

Más Noticias de esta sección

Publicidad