Colegio Bilingüe le apuesta a la sostenibilidad ambiental

El Colegio cuenta con amplias zonas verdes que propician un ambiente armónico entre las edificaciones y la naturaleza.

Piensa Verde
Tamaño Letra
  • Font Size
La educación ambiental es un proceso dinámico y participativo, que busca despertar en la población una conciencia que le permita identificarse con la problemática ambiental.

Por: Sandy Almeida
Redacción EL INFORMADOR
Fotos: Edgar Fuentes Acosta

Cada 26 de enero se conmemora mundialmente el Día de la Educación Ambiental, un mecanismo pedagógico que infunde la interacción que existe dentro de los ecosistemas.

En Santa Marta, una de las instituciones educativas que trabaja para ser sostenible desde el punto de vista ambiental, es el Colegio Bilingüe.

Con una población de casi 700 alumnos y 150 trabajadores, esta escuela se planteó el objetivo de formar estudiantes con una visión protectora de los recursos naturales. Es por esto que una de las cinco áreas de mejora que están incluidas en el plan Estratégico 2018-2022 es la sostenibilidad ambiental. En la institución, por ejemplo, se eliminó el uso de vasos plásticos y, en su reemplazo, utilizan de cartón, un material biodegradable que tarda menos tiempo en descomponerse.

De acuerdo con la directora del Colegio Bilingüe, Adriana Ortiz Maldonado, la meta para 2019 es lograr alianzas con fundaciones y entidades que estén comprometidas con el medio ambiente.

Algunas de las estrategias que emplea actualmente en el Colegio Bilingüe para ayudar al planeta son puntos ecológicos, recolección de baterías y el reciclaje.

Puntos ecológicos

El colegio cuenta con varios puntos ecológicos, en los que se puede hacer fácilmente la separación de los residuos de acuerdo con su clasificación, lo que ayuda en la labor de reciclaje.

‘Tapas para sanar’

Los estudiantes de la institución acogieron la iniciativa de Manuel Felipe Pertúz Habeych, vocero del grado 5B, de ayudar a los niños con cáncer por medio de la recolección de tapas de botellas plásticas que tanto daño le hacen al medio ambiente y que tardan más de 500 años en descomponerse.

Para esto, los estudiantes instalaron un tanque recolector, en el que todos pueden depositar sus tapas plásticas; posteriormente estas son enviadas a la Fundación Sanar en Bogotá, organización que las vende y ese dinero es utilizado para ayudar a cubrir los gastos del tratamiento de los niños con cáncer.

“Cuando me lancé a vocero de mi curso, una de las principales ideas fue cómo ayudar a los niños con cáncer, por lo que se me ocurrió la idea de acudir a una fundación para poder ayudar de forma segura. Nos contactamos con la Fundación sanar, que nos dio este tanque y lo trajimos al colegio con ese objetivo”, explicó Manuel Felipe Pertúz, estudiante de la institución.

El tanque recolector de tapas fue instalado en diciembre de 2018 y ya se hizo el primer envío a Bogotá, por ahora los estudiantes siguen dejando sus tapas, no solo para sanar a los niños con cáncer, sino también para sanar el medio ambiente.

La cafetería

Las cafeterías son unos de los espacios donde más se encuentra material contaminante, que va desde el uso de desinfectantes para el aseo, hasta la disposición final de los desechos orgánicos. Es por esto que en la cafetería del Colegio Bilingüe tienen un plan estratégico para mitigar el impacto ambiental que esta pueda generar. Por ejemplo, no usan icopor o vasos plásticos; no se venden botellas de agua, sino que los estudiantes llevan sus termos desde la casa y estos se les recargan con el líquido, de esta manera, se evita la contaminación.

Los alimentos horneados, que anteriormente se entregaban en bolsas plásticas, ahora se sirven en bolsas de papel.
Los alimentos que no son consumidos por los estudiantes al final del día, se le dona a una persona para que alimente unos animales (cerdos), evitando ser dejados en las canecas de basura y que estos se descompongan.

Manuel Felipe Pertúz, creador de la iniciativa de reciclar tapas para ayudar a los niños con cancer.

En las oficinas

En el Colegio Bilingüe todos caminan hacia un mismo objetivo, no solo los estudiantes están viviendo el proceso de lograr ser una institución sostenible, sino que en las oficinas también hacen su aporte para lograrlo, por lo que reciclan el papel para las impresoras y no usan decoraciones con globos, ya que estos también son grandes contaminantes. El reciclaje los toners de las impresoras, así como todo tipo de baterías, son depositadas en recipientes, para luego ser entregados a quienes los suministran y hacen la disposición final.

Agua para los jardines

El Colegio Bilingüe cuenta con extensas zonas verde, por lo que el agua para su riego diario se saca de un pozo que hay en el colegio, este pozo es monitoreado constantemente, verificando que cumpla con las normas tanto sanitarias, como de seguridad. Por otra parte, las baterías sanitarias de la institución son ahorradoras de agua. El equipo de mantenimiento del Bilingüe hace revisiones constantes de las redes de agua para verificar que no haya fuga y si la hay de inmediato la atienden.
Puntos ecológicos

Estudiantes multiplicadores

Para el Colegio Bilingüe es importante que los estudiantes sean multiplicadores de los conocimientos sobre el tema ambiental, para que además de enseñarles cómo funciona el medio ambiente, también sepan cómo protegerlo, lo que los hace partícipes de cada una de las actividades, pasando de la teoría a la práctica.

“Desde las clases de ciencia trabajamos mucho el tema de la conservación del agua, el suelo, el aire, del manejo de basuras, también trabajamos cada mes con el calendario ambiental. El año pasado, por ejemplo, trabajamos con el Día Internacional de las Reservas Naturales, logrando que los muchachos se involucraran en esta campaña; queremos que los estudiantes sean no solo admiradores de la naturaleza, sino que también sean cuidadores y que promuevan acciones en pro de la sostenibilidad”, mencionó el profesor Juan Pablo Varona Gonzáles, docente de Ciencias Naturales del Colegio Bilingüe.
Publicidad