Las invitaciones, cuándo y cómo enviarlas

Las invitaciones impresas para convidar a fiestas particulares o eventos familiares han caído bastante en desuso salvo algunos acontecimientos de cierta importancia, como las bodas y otros actos familiares relevantes.

Etiqueta y Protocolo
Tamaño Letra
  • Font Size
“Las invitaciones deben enviarse con, al menos, quince días de antelación”.

Las invitaciones deben remitirse al menos un mes antes para la mayoría de los actos y ceremonias, dependiendo del tipo de evento y de las ocupaciones de los invitados

Cuándo enviar una invitación

Una invitación es un tipo de comunicación escrita que suele tener una mayor “formalidad” que una simple felicitación o tarjeta postal -aunque hay invitaciones muy “originales” y desenfadadas-.

Invitaciones impresas o verbales

Las invitaciones impresas para convidar a fiestas particulares o eventos familiares han caído bastante en desuso salvo algunos acontecimientos de cierta importancia, como las bodas y otros actos familiares relevantes. En el resto de los casos, casi nadie invita a los amigos o familiares con una cartulina impresa, sino que utiliza el teléfono, rápido y cómodo -o bien hace uso de las nuevas tecnologías: correo electrónico, WhatsApp, SMS, etcétera-.

Si hablamos de casos más formales, los más clásicos y ceremoniosos, aún utilizan los tarjetones de “saluda” escritos de su puño y letra para invitar a una fiesta o acto.

Enviar las invitaciones con cierta anticipación

Las invitaciones deben remitirse al menos un mes antes para actos y ceremonias (como por ejemplo bodas y recepciones). En el caso de una comida al menos 15 días antes, y para celebraciones particulares al menos una semana antes (y puede hacerse por teléfono). Si la persona a la que invitamos goza de cierta relevancia social se le puede enviar la invitación con mayor antelación porque tendrá una agenda mucho más llena de compromisos.

Dar facilidades a los invitados

Si se invita a una casa de campo o un sitio a las afueras de la ciudad, puede adjuntarse un pequeño plano sobre cómo llegar. Todas las invitaciones oficiales se deben cursar por escrito.

En toda invitación, sea para el acto que sea, debe figurar el motivo de la invitación, hora, fecha y lugar donde se celebra el acto. También, sobre todo en las invitaciones más formales, se debe indicar el “vestuario” con el que deben acudir los invitados. Para informarse sobre lo que significan algunas frases escritas en las invitaciones, lo pueden hacer consultando el capítulo sobre los trajes de etiqueta.

La respuesta a las invitaciones no debe demorarse mucho -mejor responder cuanto antes-, y no es habitual que figure en la invitación la duración del acto, salvo algunas excepciones.

Entrega en mano o enviamos la invitación

Las invitaciones se suelen enviar por correo o bien por una empresa de mensajería. En algunos casos, depende de la costumbre, se pueden entregar en mano, como se hacen en algunas ocasiones con las invitaciones de boda.

Cuando son compañeros de trabajo, o amigos y familiares que viven en nuestra misma ciudad, las invitaciones se suelen entregar en mano.

En los casos más formales, los más clásicos y ceremoniosos, aún utilizan los tarjetones de “saluda” escritos de su puño y letra para invitar a una fiesta o acto.
En los casos más formales, los más clásicos y ceremoniosos, aún utilizan los tarjetones de “saluda” escritos de su puño y letra para invitar a una fiesta o acto.
Las invitaciones deben remitirse al menos un mes antes para actos y ceremonias (como por ejemplo bodas y recepciones).
Las invitaciones deben remitirse al menos un mes antes para actos y ceremonias (como por ejemplo bodas y recepciones).
Previous Next Play Pause


La duración de los eventos

La duración de un acto no es fácil determinarla ya que depende del tipo de acto.

   - Un cóctel puede durar entre cuarenta y cinco minutos y una hora, más o menos.

   - Una recepción entre una hora y dos, dependiendo del tipo de recepción y de la cantidad de gente que acuda a la misma.

   - Un almuerzo o cena no deberían sobrepasar las tres horas.

   - Para un buffet, la duración puede ser similar al cóctel o un poco más.

   - Y para una cena o encuentro íntimo con amigos o familiares, no hay horario -no se puede establecer una duración aproximada que dependerá de muchos factores-.

En cualquier caso la mejor consejera, en las mayorías de las situaciones, es la prudencia.