Cómo vestirse para ir a los actos religiosos en Semana Santa

Atuendos claros también se pueden usar en esta época.

Etiqueta y Protocolo
Tamaño Letra
  • Font Size

La sobriedad y la sencillez rigen el vestuario para asistir a las procesiones y a los actos religiosos.

 

Contario a lo que muchos pensarían, asistir a la casa de Dios también tiene unos códigos en cuanto a vestimenta, por esa razón es importante tener en cuenta y ser respetuosos de esos momentos que se viven a lo largo de la Semana Mayor, que aunque no se exige, si debe cumplir con ciertos parámetros.

Basados en los episodios de intenso dolor que vivió nuestro Señor durante su pasión, muerte y resurrección, la iglesia maneja diferentes colores en sus ornamentos, cada uno con un significado diferente, por lo tanto los católicos deben acatar en lo posible y respetar.

La vestimenta debe ser de colores claros, sin demasiadas ostentaciones, ni brillos o cortes que apunten hacia lo sensual. Tampoco es recomendable utilizar demasiada joyería, y es la oportunidad perfecta para lucir bisutería o pedrería con motivos religiosos.

Las procesiones de Semana Santa, celebraciones llenas de pasión, emoción, colorido y, por supuesto, devoción, requieren un protocolo a la hora de vestir.

Las minifaldas, los vestidos por encima de la rodilla, las camisetas, los pantalones vaqueros, las bermudas y los escotes pronunciados están prohibidos.

La sobriedad y la sencillez rigen el vestuario para asistir a las procesiones y a los actos religiosos.

Las mujeres deben tratar de lucir un atuendo sobrio, de colores oscuros y los vestidos por debajo de la rodilla. Los hombres aunque son más informales también deben tratar en lo posible de que los jeans o pantalones no sean tan escandalosos al igual que los suéteres, aunque se recomienda en lo posible de que sean camisas, nada de esqueletos o camisillas.

En otras regiones y cultura se usaba anteriormente en el Jueves Santo, la mantilla la cual se pone dejando la frente despejada;  el Viernes Santo, debe cubrir la frente unos dos centímetros.

Sin embargo, las mujeres que deseen hacer uso de esta prenda, la pueden utilizar de la siguiente manera: se debe elegir una peina o teja de carey en función de la estatura, ponerla centrada y sobre ella colocar con mimo la mantilla.

Pero la mantilla tiene un horario, desde las diez de la mañana hasta la siete de la noche. Con la caída del sol, la mantilla se debe guardar en casa.

Los pendientes de plata vieja, las perlas y las medallas son los complementos ideales. Se deben escoger joyas sencillas, un bolso de mano y  el rosario. Igualmente se aconseja no llevar gafas de sol, ni claveles en el pelo.

Para las procesiones de noche, se aconseja ropa cómoda en tonos oscuros.

El maquillaje debe ir acorde con el estilismo. El rojo en los labios y uñas está prohibido. No se debe abusar del color, es preferible lucir una tez iluminada y realzada con tonos suaves como los rosas empolvados, los mandarinas y beis.

La mirada se tiene que realzar con máscara de pestañas y en función de su color, aplicar sombras en tonos marrón, visón, azul o negro. Sobre las mejilla un pellizco de rubor y en la boca colores neutros o simplemente un poco de brillo.

Consejos para accesorios

 

 

Las prendas de vestir, sobre todo, en las mujeres deben procurar tapar los hombros y que tengan escotes recatados.
Las prendas de vestir, sobre todo, en las mujeres deben procurar tapar los hombros y que tengan escotes recatados.
El Domingo de Ramos es el día más alegre de la Semana Santa por tal razón se inicia con colores vivos, aunque deben respetarse los parámetros de vestimenta.
El Domingo de Ramos es el día más alegre de la Semana Santa por tal razón se inicia con colores vivos, aunque deben respetarse los parámetros de vestimenta.
En algunas partes del mundo se establece una uniformidad de vestuario que las mujeres deben portar.
En algunas partes del mundo se establece una uniformidad de vestuario que las mujeres deben portar.
Previous Next Play Pause