Biólogos marinos crean artesanías con espinas del pez León

Las biólogas marinas Luz Helena Rodríguez, Leidy Hernández y Nireth Sierra, creadoras de artesanías a partir de las espinas del pez León.

Cultural
Tamaño Letra
  • Font Size

El pez León es una especie del océano Indopacífico que invadió el Mar caribe, amenazando los ecosistemas marinos del Caribe colombiano.

Por Sandy Almeida
Redacción EL INFORMADOR

Un grupo de biólogos marinos residentes en Santa Marta, han buscado la forma de aportar a la lucha para el control de la invasión del Pez León en Colombia. Se trata de Nireth Sierra, Leidy Hernández, Marco Garzón y Luz Helena Rodríguez, algunos son magister y otros están cursando sus estudios de maestría en la sede Santa Marta de la Universidad Jorge Tadeo Lozano. Cada uno trabajan en diferentes temas de la biología marina, sin embargo todos tienen un interés en común: trabajar para minimizar el impacto de la invasión del pez León (Pterois volitans) en el Mar Caribe.

Estos jóvenes, alternan su trabajo y estudios, con la creación de joyas y artesanías cuya materia prima principal, son las aletas del pez León, una especie que invadió el Mar Caribe y que se ha convertido en una amenaza para muchas especies pequeñas que habitan en sus ecosistemas marinos. 

Inicialmente intentaron trabajar billeteras con la piel del pez León, sin embargo, según cuentan los biólogos, la piel del pez león es más difícil de trabajar. “Todo empezó por nuestra compañera Luz Helena Rodríguez, hace tres años ella estaba en un programa de conservación el  caribe y ella decidió trabajar la problemática de  pez León y me contactó a mí para entrevistarnos con pescadores para ver si conocían  la especie y en una de esas reuniones empezamos a hablar y yo le comenté que quería trabajar con la piel del pez León para hacer billeteras, ella aceptó pero solo quedó como una idea y otro día hablando con Leidy Hernández y Marco Garzón, me comentaron que querían hacer joyas y cosas con el pez León, entonces les propuse unirnos porque ellos querían trabajar las espinas y yo la piel, entonces empezamos a trabajar”, dijo Nireth Sierra.

Los biólogos iniciaron el proyecto hace menos de un año y desde entonces, trabajar las joyas ha sido un constante aprendizaje puesto que los jóvenes son biólogos marinos y no tenían idea de cómo hacer joyería y menos la forma en que el producto sería comercializado. En el proceso han probado muchas cosas, cuando empezaron querían conservar el color de las espinas, pero se dieron cuenta que era muy complicado y decidieron trabajar las espinas con la coloración final, luego del secado.

Después de un proceso de lavado, secado y moldeado, este es el producto final.
Después de un proceso de lavado, secado y moldeado, este es el producto final.

El proceso

Para la creación de las artesanías, lo primero que hacen es cortar las aletas a los peces, luego las lavan y ponen a secar, posteriormente con la ayuda de unos moldes, le dan la forma deseada a las aletas, dichos moldes son convertidos en dijes para aretes y cadenas.

Llaveros hechos con espinas de Pez León.
Llaveros hechos con espinas de Pez León.

Los productos

En la página de Instagram @VolitansJewels, se pueden encontrar diversos productos como llaveros, cadenas, pulseras y aretes en diferentes formas, tamaños y colores a precios que varían desde los 7 Mil, hasta los 35 Mil pesos.

El pez León (Pterois volitans), especie que invadió el Mar Caribe.
El pez León (Pterois volitans), especie que invadió el Mar Caribe.

Problemática del Pez León

Nireth Sierra, bióloga marina de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, le contó a EL INFORMADOR sobre los problemas que se han generado tras la llegada del pez León al Caribe colombiano. “Esta es una especie originaria del océano Indopacífico y por malos procedimientos ocurridos en 1985 aproximadamente, en la Florida, se liberaron muchos peces al medio y de ahí en adelante empezó a procrearse hasta que llegó hasta acá a la costa Caribe colombiana y en estos momentos está invadiendo todo lo que es la parte del Atlántico”, explicó la bióloga.

El problema radica en que el pez León es una especie invasora que no tiene depredador natural en el Mar Caribe. La alimentación del pez León es a base de peces pequeños, evitando que las especies locales, logren llegar a su etapa de reproducción. “El pez León se come prácticamente todo lo que le quepa en la boca y como no tiene depredadores en nuestros mares, podríamos decir que esta especie se encuentra como en un paraíso, porque puede comer de todo y nadie se lo come a él”, anotó Nireh Sierra.

Posibles soluciones

El 24 de agosto de 2018, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, puso en funcionamiento Plan para Manejo y Control del Pez León en el Caribe colombiano, con el fin de proporcionar un marco de acción que minimice el daño ambiental que la especie está causando a los ecosistemas marinos del Caribe colombiano.

Sin embargo, esta es una tarea en la que todos los colombianos, pueden contribuir.

Leidy Hernández, también es bióloga marina y hace parte del proyecto Volitans Jewels, Hernández explica de qué manera se puede ayudar a controlar la invasión del pez León.

“Nosotros por ahora estamos manejando lo que es la implementación de las aletas para hacer estos accesorios, pero hemos tenido muchas ideas de cómo potencializar el recurso, aunque es un poco más difícil, hemos intentado concientizar a la gente de que consuma el pez León, a que prueben su carne, realmente es un pez muy rico, la gente tiene muchos tabúes de eso es venenos y no se puede comer, mata y no es así, es un pez que se puede preparar como cualquier otro”, expresó Leidy Hernández, bióloga marina de la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

Precisamente una de las maneras de contribuir es el consumo de la carne de este pez, según los expertos, el veneno pierde su efecto cuando el pez muere y sus espinas son cortadas, puesto que es en las espinas donde se aloja el veneno de este pez.

“El pez León tiene un veneno pero solamente está en unas glándulas que tiene debajo de las espinas, en la aleta dorsal tiene trece espinas venenosas,  en la anal tiene tres y  tiene una glándula en cada una de las aletas pélvicas. Debajo de esas aletas él tiene una glándula y cuando nos chuzamos, lo que hace esa espina es actuar como conductor y sale todo  el veneno que está en la glándula y llega a la persona, pero esa glándula no tiene nada que ver con la carne y cuando uno saca el pez del agua, el veneno por ser una proteína, se desnaturaliza y cuando uno corta las espinas, ya no pasa nada, no hay ningún riesgo de que te pueda afectar el veneno”, explicó la bióloga marina Nireth Sierra.

Las autoridades ambientales han dado la orden de capturar va todos los peces leones que sean vistos en el Mar Caribe, por lo que varios colectivos y grupos ambientales organizan torneos para la captura de este pez y así contribuyan a erradicar su invasión. “Mucha gente nos dice, que estamos matando al pez León y si, lo estamos matando porque está causando un daño grave a nuestros ecosistemas y tenemos que actuar, pero si lo vamos a matar la idea es aprovecharlo todo, tanto su carne, como sus aletas, piel y huesos, queremos que en un futuro haya un consumo alimenticio y un consumo en cuanto a producción, también estamos viendo  innovar en cuanto a su esqueleto, si puede funcionar en abonos o cualquier otra cosa, queremos explotar todo el recurso. Nosotros acá hacemos investigación sobre genética y otros análisis biológicos que nos ayudan a tener una luz para saber cómo enfrentar esta amenaza.

Nireth Sierra, Leidy Hernández, Marco Garzón y Luz Helena Rodríguez, están contentos por el trabajo realizado y quieren que las personas al comprar sus productos, no solo sientan que están comprando una joya, sino que también están haciendo un aporte para salvar a cientos de especies marinas y que se concienticen sobre la problemática.

Marco Garzón y Leidy Hernández hacen parte del proyecto que convierte las espinas del pez León en artesanías como aretes, pulseras, anillos y llaveros.
Marco Garzón y Leidy Hernández hacen parte del proyecto que convierte las espinas del pez León en artesanías como aretes, pulseras, anillos y llaveros.

que las personas al comprar sus productos, no solo sientan que están comprando una joya, sino que también están haciendo un aporte para salvar a cientos de especies marinas y que se concienticen sobre la problemática.

Estas son las aletas del pez León, luego de ser cortadas. Foto Edgar Fuentes Acosta.
Estas son las aletas del pez León, luego de ser cortadas. Foto Edgar Fuentes Acosta.