Maríh, La voz de la elegancia presenta ‘La cumbia Chapolera’

Santa Marta, fue el epicentro de su más reciente video musical en el que se expresa la belleza que imprime la Sierra Nevada.

Cultural
Tamaño Letra
  • Font Size

Desde muy temprana edad Maríh ha sentido una constante fascinación por la música, sobre todo la música clásica, cuenta Maríh que desde su corta infancia se salía de clases infinidad de veces para el teatro de su colegio, solo para lograr tocar el piano que se encontraba allí. “El solo sonido de una tecla al soltarla, reconfortaba mi alma”.

En esta ocasión la cantautora antioqueña, Ana María Bedoya, conocida artísticamente como ‘Maríh’, llegó a Santa Marta a contagiar de cumbia a los samarios y presentar su sencillo ‘La cumbia Chapolera’ en homenaje esta gran ritmo que identifica a los colombianos.

Se trata de la unión de la recordada música clásica, la cumbia y la lírica que le imprime cada vez ejecuta el violín, componentes que al solo oírlos enamoran.

“La cumbia chapolera es la intención de rescatar el folclor colombiano con las historias de vida de la mujer campesina. Esas chapoleras que a diario extraen el café de los campos de Antioquia y que siempre están dispuestas a salir adelante como mujeres verracas”, explicó Maríh.

Cuenta la artista que desde temprana edad se inspiró por contarle al mundo, a través de la música, los encantos de las distintas regiones de Colombia. Razón por la que desde el campo compone las letras y ritmos que la han dado a conocer.

Santa Marta, fue el epicentro de su más reciente video musical en el que se expresa la belleza que imprime la Sierra Nevada.

Indicó la artista que siempre ha calificado a Santa Marta como una de las ciudades más representativa de lo valioso que es Colombia.

Violinista

Maríh comienza sus estudios de violín en la red de bandas de Medellín, a sus 13 años de edad, logrando encontrar una gran pasión, compromiso pero ante todo un amor absoluto por su instrumento, experimento la felicidad de compartir, disfrutar y acompañar a una orquesta filarmónica durante varios años, creando disciplina y una extraordinaria sensibilidad y admiración a su amado violín, siguió sus estudios de violín en la universidad de Antioquia y con algunos maestros particulares, como dice Maríh el violín solo se convierto en una extensión de su cuerpo, pues cada vez que lo interpreta se trasforma en parte de ella.

Maríh La voz de la elegancia.