Evangelio según San Lucas 11, 27-28

Evangelio
Tamaño Letra
  • Font Size
En aquel tiempo, cuando Jesús terminó de hablar, una mujer levantó la voz en medio de la multitud y le dijo: "¡Feliz el seno que te llevó y los pechos que te amamantaron!".En aquel tiempo, cuando Jesús terminó de hablar, una mujer levantó la voz en medio de la multitud y le dijo: "¡Feliz el seno que te llevó y los pechos que te amamantaron!".
Jesús le respondió: "Felices más bien los que escuchan la Palabra de Dios y la practican".Reflexión: Son dichosos todos los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen, de ahí la importancia de escuchar y cumplir los preceptos del Señor para encontrar la verdadera felicidad en esta tierra como camino que nos lleva al Cielo.