Evangelio según San Lucas 6, 36-38

Evangelio
Tamaño Letra
  • Font Size
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Sean misericordiosos, como el Padre de ustedes es misericordioso. No juzguen y no serán juzgados; no con-denen y no serán condenados; perdonen y serán perdonados.

Den, y se les dará. Les volcarán sobre el regazo una buena medida, apretada, sacudida y desbordante. Porque la medida con que ustedes midan también se usará para ustedes».

Reflexión: La conversión nos conduce nuevamente al Amor de Dios y al amor al prójimo; por ello, la Cuaresma nos invita a ver nuestra realidad con dete-nimiento, animados por la Misericordia Divina que nos concede el perdón y nos motiva a crecer en nuestra relación con Dios y a solidarizarnos con los demás, llevando con ellos buenas relaciones en las que florezca la compasión, la comprensión y el servicio.

Más Noticias de esta sección

Publicidad