Evangelio según San Mateo 5,20-26

Evangelio
Tamaño Letra
  • Font Size
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: Les aseguro que si la justicia de ustedes no es superior a la de los escribas y fariseos, no entrarán en el Reino de los Cielos.

Ustedes han oído que se dijo a los antepasados: No matarás, y el que mata, debe ser llevado ante el tribunal.

Pero yo les digo que todo aquel que se irrita contra su hermano, merece ser condenado por un tribunal. Y todo aquel que lo insulta, merece ser castigado por el Sanedrín. Y el que lo maldice, merece la Gehena de fuego.

Por lo tanto, si al presentar tú ofrenda en el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda ante el altar, ve a reconciliarte con tu hermano, y sólo entonces vuelve a presentar tu ofrenda.

Trata de llegar en seguida a un acuerdo con tu adversario, mientras vas caminando con él, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al guardia, y te pongan preso.
Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo.

Reflexión: El pecado, no nos puede enceguecer, es necesaria la sensatez para ver con detenimiento que quién lucha por la coherencia no dejará de ver satisfecha su ilusión. No nos podemos salvar a nosotros mismos, porque nuestras fuerzas son limitadas y no poseemos nada, porque todo procede de Dios.

Más Noticias de esta sección

Publicidad