Evangelio según San Lucas 6, 39-45.

Evangelio
Tamaño Letra
  • Font Size

Jesús hizo a sus discípulos esta comparación: "¿Puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en un pozo?

El discípulo no es superior al maestro; cuando el discípulo llegue a ser perfecto, será como su maestro.

¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo?

¿Cómo puedes decir a tu hermano: 'Hermano, deja que te saque la paja de tu ojo', tú, que no ves la viga que tienes en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano."

No hay árbol bueno que dé frutos malos, ni árbol malo que dé frutos buenos: cada árbol se reconoce por su fruto. No se recogen higos de los espinos ni se cosechan uvas de las zarzas.

El hombre bueno saca el bien del tesoro de bondad que tiene en su corazón. El malo saca el mal de su maldad, porque de la abundancia del corazón habla la boca.

Reflexión: El Evangelio llama a la bondad y al amor, y, en virtud de ello a la superación de la hipocresía que no pocas veces nos hace inflexibles frente a los demás, pero laxos con nosotros mismos; exigentes con otros y suaves en la justificación de nuestra conducta. En últimas nos lleva a descubrir que la comprensión y el justo juicio tendrán como resultado la misericordia de Dios.

Más Noticias de esta sección

Publicidad