El matoneo también puede presentarse en las universidades

El acoso, indiferentemente de la etapa en la que se presente, puede provocar en la persona afectada problemas de autoestima

Aula Universitaria
Tamaño Letra
  • Font Size
Generalmente el acoso se asocia a la etapa escolar o secundaria, sin embargo, este también puede ocurrir en la época universitaria.

El matoneo es cualquier forma de acoso, hostigamiento o maltrato psicológico, verbal o físico producido entre estudiantes de forma reiterada a lo largo de un tiempo, tanto en las aulas de clases como fuera de ellas.

Este tipo de violencia suele asociarse a la etapa escolar o secundaria, sin embargo, esta práctica no es exclusiva de una franja etaria, por lo que puede presentarse en cualquier momento de la vida, incluyendo en la universidad.

El también llamado ‘bullying’ surge cuando una persona, denominada abusador, ejerce algún tipo de maltrato sobre otra, con la finalidad de amedrentarla, ridiculizarla, hostigarla o abusar de ella permanentemente.

El matoneo puede causar serias consecuencias en las victimas, no solo en las que se encuentran en la etapa escolar, sino incluso para aquellas que empiezan una vida adulta y asisten a la universidad.

Una realidad

Indira Mejía, psicóloga, asegura que el matoneo en las universidades es una realidad. “El tema del llamado ‘bullying’ es tan complejo, que afecta hasta a los estudiantes universitarios”.

“El ‘bullying’ se refiere a cualquier maltrató físico o psicológico, y en la universidad es más complejo el manejo debido a la edad y a la autonomía de los estudiantes”, agrega.

La especialista afirma que el acoso, indiferentemente de la etapa en la que se presente, puede provocar en la persona afectada problemas de autoestima, para entablar relaciones interpersonales, aislamiento, desconfianza y agresividad.

“Lamentablemente en nuestro país hemos visto cómo producto del acoso hay estudiantes que terminan suicidándose”, alerta Mejía.

La psicóloga resalta que cada vez son más necesarias las campañas educativas y preventivas, orientadas no solo a que los estudiantes tomen consciencia de las consecuencias del matoneo, sino a que aprendan a identificarlo.

La especialista insiste en que las víctimas de acoso deben buscar ayuda, indiferentemente de que se trate de personas adultas. “Hay que dejar de lado la vergüenza y el sentimiento de minusvalía”.

Universidades toman acciones

A sabiendas de esta realidad, actualmente las instituciones de educación superior cuentan con psicólogos y especialistas que diseñan y ejecutan estrategias para luchar contra los abusos.

Tanto los estudiantes como las universidades deben comprometerse a terminar con esta nociva práctica, con acciones concretas que puedan evitar el acoso en los campus. Solo de este modo será posible convivir en un entorno educativo pacífico, ameno y saludable.

Colombia tiene una ley contra el matoneo

El 15 de marzo de 2013, el Congreso colombiano promulgó la Ley 1620, “por la cual se crea el sistema nacional de convivencia escolar y formación para el ejercicio de los derechos humanos, la educación para la sexualidad y la prevención y mitigación de la violencia escolar”.

Este instrumento, es su artículo 1, estipula que su objetivo es “contribuir a la formación de ciudadanos activos que aporten a la construcción de una sociedad democrática, participativa, pluralista e intercultural, mediante la creación del sistema nacional de convivencia escolar y formación para los derechos humanos, la educación para la sexualidad y la prevención y mitigación de la violencia escolar, que promueva y fortalezca la formación ciudadana y el ejercicio de los derechos humanos, sexuales y reproductivos”.

Sin embargo, la legislación colombiana solo contempla acciones enfocadas a los estudiantes de preescolar, básica y media, sin considerar a los universitarios.

Más notas de esta Revista

Publicidad