Que no te detecten como primíparo

Aula Universitaria
Tamaño Letra
  • Font Size

Olvide el colegio, entrar a la universidad es otro “cuento”. El nivel de responsabilidad aumente y para tener un buen comienzo hay que tomar medidas claves para no ser víctima de una primiparada. 

 

En este artículo les daremos a conocer algunos concejos que dieron estudiantes que van a cursar segundo semestre en sus carreras universitarias:

  • No se deje descubrir

La semana de inducción le servirá para hacer recorridos amplios y reconocer la infraestructura y las sedes de la universidad. Adáptese al horario de clases. Si no le alcanza el tiempo para conocer la universidad, cuando todo vuelva a la normalidad oriéntese con la ayuda del personal de seguridad. 
 
Es probable que el maletín de su último año de bachiller no haya quedado en buen estado, sin embargo, échele una revisada, porque los primíparos por lo general llegan estrenando hasta zapatos. 

Diga adiós a los cuadernos de las estrellas de moda, escoja carátulas de un solo tono o de motivos alternativos, nunca alguno que evidencie lo que estudia. Por ejemplo, si va a estudiar biología no compre un cuaderno de animales.  

Generalmente en el colegio se anda en grandes grupos, en la universidad también, pero los primeros meses una o dos compañías son suficientes, así se evitan los juegos colegiales y comportamientos parecidos.

No compare el colegio con la universidad; es decir evite frases como: “en el colegio las empanadas eran más baratas” o “los salones en el colegio eran más cerca”.



 

  • Una experta

Según Andrea Navarro, estudiante de la Universidad Cooperativa de Colombia, un estudiante primíparo se puede reconocer porque "es un poco inseguro, con su mirada puede estar fijándose en varias cosas a la vez, por lo que las personas a su alrededor lo pueden ver como “perdido”; en ocasiones estos estudiantes preguntan sobre el bloque o salón donde tienen clase y en general también hacen preguntas sobre actividades o servicios que presta la universidad".  

"Al inicio del semestre se les suele ver en “grupo” por la universidad.  En su desempeño académico puede tener dificultades para la organización del tiempo y cumplimiento de tareas", señala Navarro.

Agrega que más que una recomendación para no ser detectado como “primíparo”; es importante tener la información adecuada para desenvolverse los primeros días (horario, ubicación bloques, salones, fotocopiadoras, cafeterías; funcionamiento de clases) , estando atento al proceso de inducción, resolviendo inquietudes en este, en clase o con personal administrativo; lo que va a generar una mayor confianza en el estudiante, facilitando su proceso de adaptación y finalmente su bienestar, ante esta nueva etapa de estudio de carrera en la universidad.

Mi primer día en la U

El primer día de clases es un gran reto, pero no hay que morir en el intento. Es decir, la puntualidad en las clases y el buen comportamiento a la hora de presentarte con tus docentes y compañeros es fundamental, pero no debe darte una crisis de ansiedad la noche anterior pensando en las posibles bromas que sufrirás, en si encontrarás o no amigos, en si darás una buena imagen.

A lo largo de la semana te sentirás más a gusto. Relajado, pero muy bien concentrado, verás que ese día pasará volando.

Tres estudiantes de Hotelería y Servicios Turístico de la corporación CBN, recordaron su experiencia, y contaron a las cámaras de Aula Universitaria como fue ese día “entre risas y caras raras, Geraldine Valencia, dijo que paso la pena de su vida, porque llego a la sede que no era, y además termino caminando hasta un colegio ubicado en el mercado… las amigas muertas de risa”.

Dieron como dato: “El primer día de clases míralo como una exploración: lo principal es ver cómo son las cosas, conocer a los compañeros y docentes, y hacerte una idea de cómo funciona la vida universitaria.

Lo que debes hacer

  1. Lo mejor es no esperar para recorrer la universidad justo ese primer día de clases. Hay que darse una vuelta antes. El día de la matrícula, por ejemplo, o cuando se va a reclamar el horario, es bueno darse una vuelta con algún compañero o amigo por el área de la institución, para no correr el riesgo de llegar tarde el primer día o perderse y pasar por la típica primiparada. 
  2. Si eres receptor o receptora de una de esas típicas bromas pesadas a los primíparos, entonces lo mejor es reírte de ti mismo -siempre que no sea algo muy grave.
  3. Participa de la semana de inducción: si conoces todas las opciones que te da la universidad, podrás aprovecharla al máximo y encontrar las mejores alternativas para ti. 
  4. Acércate a personas que muestran interés en tu carrera.
  5. Divide tu presupuesto adecuadamente para que te alcance mientras recibes la próxima mesada.

Lo que no debes hacer:

  1. Lo peor el primer día de clases es llegar pensando que lo sabes y lo puedes todo: “Asumir la actitud del malo o del que todo lo sabe y lo puede, es sin duda una de las peores actitudes. Hay estudiantes con más experiencia que enseguida notarán que tras esa fachada hay inseguridad, y sin duda aprovecharán la oportunidad para bajarte de esa nube”. 
  2. No hay que burlarse de otros primíparos. “Burlarse de otros primíparos es un error. Entre todos deben unir fuerzas para hacer de la universidad un mejor ambiente e ir creciendo juntos en cada etapa de ese camino”. 
  3. No debes buscar una actividad extracurricular que no te guste solo para encajar en un determinado estándar. “Este es un típico error de los adolescentes, puesto que aún están formando su personalidad. Está bien matricularse si te llama la atención, pero si definitivamente lo haces por encajar en un grupo, esa fantasía se acabará porque pronto se notará que no es lo tuyo”. 
  4. Burlarse de los profesores. “Burlarse de los profesores es un comportamiento francamente tonto y una total primiparada. Ponerles apodos solo muestra inmadurez y no te hará encontrar amigos y compañeros realmente interesantes, solo caer en los típicos tontos comportamientos”. 
  5. Faltar la primera semana de clases. “Algunos primíparo creen que parecerán menos novatos si faltan la primera semana de clases o a varias clases, pero eso solo los hará perder tiempo y desaprovechar los recursos universitarios. Hay que ir y aprovechar para explorar y charlar con los profesores, aunque las clases no hayan empezado formalmente”.