Montar mi negocio dentro de la U ¿qué tan rentable es?

“Otra de mis ayudas o cualidades como bien dicen los que me conocen, es el servicio que les brindo a niños en las tardes, dando refuerzo”, comenta Palmezano

Aula Universitaria
Tamaño Letra
  • Font Size
La vida universitaria es costosa, y más en esta época donde la mayoría de los estudiantes quieren tener mucha plata en sus bolsillos, no para sacar fotocopias como algunos creen, si no para salir con sus compañeros, comprar  ya sea un computador, el celular de moda o poder gastar en cualquier otra cosa.




María Camila Palmezano
Estudiante y empresaria.


En un estudio realizado los universitarios gastan más en rumba que en comida y en materiales de trabajo. Según un informe de la Universidad Externado de Colombia y la Universidad Nacional, los jóvenes del país que se encuentran en los últimos semestres de su carrera están invirtiendo sus finanzas mayoritariamente en el ocio.

Sin embargo, el informe destaca que, aunque las prioridades financieras  en los primeros semestres son la alimentación (23%), el transporte (20%) y el ocio (19%), durante el transcurso de la carrera estas prioridades cambian de manera significativa, se incrementan los gastos en ocio y telecomunicaciones.

Es una buena razón para que aparezcan los pequeños negocios o rebusques’ en las universidades, los nuevos emprendedores del futuro, haciendo un sondeo entre las universidades en Santa Marta encontramos todo tipo de estudiantes con distintos niveles económicos, pero se destacó uno, que es el emprendedor, ese que sin pena y sin tapujos monta su negocio en la universidad, valiéndose de sus dotes e inteligencia, por ejemplo:

  • Está el que es monitor, es decir, es un pequeño profesor en potencia, que sabe del manejo de temas y cobra por horas para explicar.
  • También el vendedor de postres, pudines, akmuerzos, revistas, entre otras cosas, quien promociona sus productos para así obtener ganancias propias.
  • Otro que se destaca es el que hace los trabajos y los vende, demanda trasnocho, pero cumple, eso sí, los precios no son nada económicos.

Para muchos estudiantes que no viven en su ciudad natal, que pagan pensión, la situación es apretada, pues el gasto mensual el pago de un cuarto, la comida, transporte, entre otras cosas, hacen que tengan que rebuscarse. .

  • Marнa Camila Palmezano
20 años, estudiante de ingeniería agrónoma de la Universidad del Magdalena, nos cuenta su historia.

Estoy en 6 semestre de mi carrera, vivo en mi casa, pero no dependo de mis papas, pues en cierto modo yo me rebusco, tengo mis clases en horarios de la 6 de la mañana hasta las 12 y de 6 de la tarde a 10 de la noche, en las tardes, le doy refuerzo a 3 niños del colegio la presentación, ahí tengo una entrada económica, pero también tengo mi marca de pudines, y me hacen pedidos todas las semanas, pero vendo en la Universidad brownie, pudines, postres entre otras cosas.

También decoro fiestas, es decir mis fines de semana trabajo, a veces descanso los domingos, si me preguntan qué hago con la plata, pues bien ayudo en mi casa, mis papas no tienen trabajos estables y mis hermanas tampoco, pero lo que me queda lo invierto en compras mis cosas.

Más notas de esta Revista

Publicidad