No importa la edad para iniciar mis estudios

“Es posible que sea viejo, pero no puedo dejar de estudiar”, fueron las palabras de Hermain Tjiknang, quien recogió su título por la Universidad de Padjadjaran, en la javanesa Bandung, montado en su silla de ruedas a sus 91 años.

Aula Universitaria
Tamaño Letra
  • Font Size
Los conocimientos nunca estarán por demás cuando de crecimiento personal y profesional se trata, en la vida sucede como en los deportes: puedes planear el partido ideal, empezarlo, y después darte cuenta de que en la cancha todo cambia, con las personas y sus estudios sucede algo parecido: piensan en una carrera universitaria y por algún azar del destino se dedican a otra actividad o les toca esperar mucho tiempo para poder estudiar.




¿Cuál es la mejor edad para estudiar?

Los años son impedimentos para ingresar a una Universidad, en realidad, lo que importa es la voluntad para aprender, los cerebros adultos son capaces de identificar de manera más rápida las ideas centrales de un tema, con el paso del tiempo, tu habilidad para analizar y resolver problemas es mejor. Así, entiendes con mayor claridad lo que estudias.

La capacidad para memorizar tampoco es un inconveniente, de hecho, puedes ejercitar la mente con juegos y estimular a las neuronas encargadas del aprendizaje, al ser estudiante en tu vida adulta cuentas con más experiencia y acceso a información sobre las materias en las que te desenvuelves.

Razones

  1. Cumplir una ilusión: Hay gente que, por circunstancias de la vida, no ha podido estudiar una carrera universitaria en su momento. Seguramente tendrán esa espina clavada hasta el fin de sus días. Pero si la vida nos da una segunda oportunidad, ¿por qué no aprovecharla?
  2. Seguir formándose: En el cambiante mundo profesional actual es necesario estar siempre actualizándose y formándose. Muchas personas creen que la formación termina en el momento que se termina la carrera o se encuentra trabajo, pero la realidad es que siempre hay estudios complementarios que nos pueden llevar a un nivel superior personal y laboral.
  3. Nunca es tarde para aprender: Jamás hay que pensar que ya ha pasado nuestro momento, o que es demasiado tarde para estudiar. El conocimiento no sabe de edades, sexos o grupos sociales. Si de verdad quieres cumplir con el sueño de estudiar una carrera, que la edad no sea lo que te lo impida.
Un ejemplo claro Santa Marta, es evidenciado en la Universidad Sergio Arboleda, por medio de la oficina de admisiones la cual dio a conocer las estadísticas para el segundo periodo del año 2017, “fueron recibidos estudiantes entre los 16 y 49 años”.

En el departamento de admisiones no ponemos barreras para el ingreso, pero tenemos que poner un porcentaje limite, por ejemplo para este periodo que está por terminar, hay dos estudiantes en la carrera de Derecho, uno de 42 y otro de 49 años, así mismo uno en Psicología de 42 años, para muchos es una sorpresa pero, ellos decidieron seguir avanzando en su proyecto como profesional.

Enrique Antonio Camargo Lozano, abogado de profesión, actualmente es estudiante de Gastronomía Mesa y Bar en la corporación Bolivariana del Norte, tiene 50 años y está haciendo realidad uno de sus sueños, para él no importa la edad para estudiar.

Más notas de esta Revista

Publicidad