¿Los estudiantes siguen consultando en las bibliotecas?

Hernán Darío Martínez, Bibliotecólogo.

Aula Universitaria
Tamaño Letra
  • Font Size
Para nadie es un secreto que nuestro país registra unos de los índices de hábitos de lectura más precarios, por debajo, incluso, de países con similares niveles de desarrollo, lo cual evidencia como ejemplo el bajo nivel de consulta en las bibliotecas, generando una escasa comprensión lectora, y baja competencia comunicativa.


Hernán Darío Martínez, director de la biblioteca de la Universidad Sergio Arboleda sede Centro, explica que la baja calidad del sistema educativo colombiano es en alto grado uno de los factores que determinan los bajos niveles de lectura, de igual forma la poca importancia que se le brinda a este tema en los hogares y como consecuencia de ello, los estudiantes apenas si desarrollan una mera interpretación literal del texto.

¿Entonces será que no es necesario para los estudiantes los libros de consulta en la biblioteca?

“El dominio de la lectura en una herramienta vital en el mundo moderno; pues permite al ser humano, generar una actitud crítica, reflexiva y de superación personal que conlleva a la búsqueda de oportunidades”, respondió Martínez.
Las bibliotecas son escenarios de importancia sustantiva para la búsqueda de información y del conocimiento y el desarrollo de una sociedad, ya que ponen al servicio de la comunidad los libros y demás medios culturales. Nos proporcionan herramientas que nos habilitan para conocer e interpretar mejor y de manera autónoma nuestro entorno social.
Los profesores tienen la obligación de presentar en sus planes de estudio, como elemento principal del currículo, una bibliografía básica que debe estar depositada en la biblioteca.

El equipo de la biblioteca Rodrigo Noguera Laborde: Cristian Gómez, Iris Rodríguez, Hernán Martínez y Eliana Rueda.
El equipo de la biblioteca Rodrigo Noguera Laborde: Cristian Gómez, Iris Rodríguez, Hernán Martínez y Eliana Rueda.


¿Cuál es la ventaja del libro en físico?

Actualmente las TIC (Tecnologías de Información y la Comunicación) han adquirido un gran auge en nuestra vida cotidiana. Y existe una gran polémica de que si el libro físico, impreso o tradicional como regularmente se conoce, tiende a desaparecer con la llegada del libro electrónico.

Desarrollar un paralelo que enfrente al libro impreso y al libro electrónico no quiere decir poner uno encima del otro, ni mucho menos decir cuál es mejor, sino simplemente dar a conocer cuáles son las ventajas y desventajas de cada uno de ellos o dicho de otra forma mencionar las fortalezas y debilidades, semejanzas y diferencias de cada uno de estos formatos, porque lo que verdaderamente importa es la finalidad que ambos formatos tienen, que es la de almacenar la información que se quiere conservar, sin importar en qué tipo de soporte esté.

Para Hernán Martínez es importante mencionar que el libro electrónico no hará desaparecer al libro impreso o por lo menos no por ahora.

Siempre habrá profesores seguirán mandando a sus estudiantes a consultar libros físicos, dentro y fuera de las instalaciones de la biblioteca.
Siempre habrá profesores seguirán mandando a sus estudiantes a consultar libros físicos, dentro y fuera de las instalaciones de la biblioteca.
Desarrollar un paralelo que enfrente al libro impreso y al libro electrónico no quiere decir poner uno encima del otro, ni mucho menos decir cuál es mejor, sino simplemente dar a conocer cuáles son las ventajas y desventajas de cada uno de ellos.
Desarrollar un paralelo que enfrente al libro impreso y al libro electrónico no quiere decir poner uno encima del otro, ni mucho menos decir cuál es mejor, sino simplemente dar a conocer cuáles son las ventajas y desventajas de cada uno de ellos.
Previous Next Play Pause