Desafíos del profesional del siglo 21, Empresas requieren líderes

Las empresas y/o organizaciones buscan profesionales proactivos, eficientes, creativos que acepten los cambios y los retos de las nuevas prácticas y las exigencias del mercado laboral global.

Aula Universitaria
Tamaño Letra
  • Font Size

Los jóvenes profesionales de hoy están llamados a ejercer un liderazgo demostrando sus valores, cualidades, actitudes y otros atributos innatos o adquiridos, que advierten a los directivos de las organizaciones, sus potencialidades.

 

Los directivos empresariales del siglo 21tienen el desafío diario de la actualización y especialización del conocimiento. Y aunque no exista una escuela donde aprender a ser un directivo-líder, sin duda una empresa necesita gestionar su personal mediante el ejercicio del liderazgo reuniendo unas competencias muy específicas que no todos pueden desarrollar en grado suficiente.

La gestión empresarialdebe apuntar a un elevado nivel de inteligencia intra e interpersonal. Gestionar el talento de sus personas supone, para las empresas, ponerlo al servicio de la causa: desarrollarlo de manera individualizada en sintonía con las necesidades de la organización, y sobre todo retenerlo.

En realidad son muy diversas las habilidades que esperamos en el directivo ideal. No estamos dispuestos a seguir a alguien simplemente porque pueda subirnos el sueldo: sólo estamos dispuestos a seguir a un líder. Sólo el liderazgo activa nuestra energía emocional. Un buen número de organizaciones han puesto en marcha en los últimos años programas de detección de personas con alto potencial, y orquestado consecuentes planes para desarrollar sus competencias.

Gran parte del protagonismo en la selección de los individuos con futuro ha venido estando en sus superiores jerárquicos y así parece que debe ser, aunque ello comporte algunos riesgos.  Hay naturalmente otros muchos directivos, quizá más alineados con la evolución del management y mejor impregnados de su cultura corporativa, que sí están contribuyendo profesional y eficazmente, en sus áreas de influencia, a la identificación de futuros líderes y a su adecuado desarrollo.

El profesional del siglo 21, sin importar su radio de acción, debe poseer un conjunto de características y potencialidades tales como:

Comunicación.

Liderazgos.

Visión sistémica.

Trabajo en equipo.

Conocimiento en las Nuevas Prácticas Tecnológicas y de Gestión.

Empatía- Sinergia.

Aprendizaje.

Motivación.

Negociador- Diplomacia Efectiva.

Aprendizaje Continuo y Situacional.

Ética – valores.