Las empresas de Colombia requieren técnicos laborales de calidad

Carlos Quintero Lozano, rector Corporación Bolivariana del Norte - CBN

Aula Universitaria
Tamaño Letra
  • Font Size

Uno de los principales de­safíos del país en la ac­tualidad y para el inme­diato futuro del postconflicto es alistar una plataforma estratégica que contribuya al mejoramiento de la calidad de vida de los co­lombianos, al desarrollo social, a la competitividad del sector productivo y al desarrollo soste­nible de la economía y para ello se han definido políticas públicas encaminadas a estimular la for­mación técnica y la innovación, como ejes fundamentales del de­sarrollo del capital humano del país.

En ese sentido invertir la pi­rámide de formación y del mer­cado ocupacional colombiano es una de las estrategias claves que demandan las empresas y que el Estado y el gobierno nacional han entendido.

Se debe fortale­cer y estimular la formación de técnicos laborales de calidad en los diversos campos del conoci­miento; las empresas los necesi­tan.

Esta realidad no es un mero capricho de algunos actores y re­presentantes de ciertos sectores que reclaman más inversión en educación técnica laboral, sino una realidad tan compleja y a la vez tan sencilla de comprender, contenida en varios estudios na­cionales e internacionales sobre productividad que establecen que América Latina necesita más técnicos laborales que pro­fesionales.

En ese sentido solo las Instituciones que apuesten a cumplir con sistemas de asegura­miento de la calidad son las que sobrevivirán y jugarán un papel fundamental dentro del dinamis­mo social y productivo del país.

Dentro de estas metas estratégi­cas de Colombia, la Corporación Bolivariana del Norte -CBN-, Institución de formación para el trabajo que fue la primera en su género en certificarse en calidad en Colombia, viene desarrollan­do acciones que van acordes con las necesidades, realidades y ex­pectativas de desarrollo a nivel regional y nacional.

Una educa­ción totalmente presencial, con ambientes de aprendizaje propi­cios y especializados, docentes de excelente calidad, prácticas laborales y mucho más son el es­cenario correcto para garantizar el éxito de los futuros técnicos que las empresas necesitan. La educación técnica como deber ser.

Con respecto a la formali­zación de empleo fomenta de manera transversal el empren­dimiento e innovación como parte de su misión educativa, desarrolla sus estructuras de formación basadas en com­petencias laborales, fomenta el uso e incorporación de las tecnologías TIC dentro de los procesos educativos y avanza hacia la creación de ambientes laborales y colaborativos de aprendizaje.

Por: Carlos Quintero Lozano