Practicidad vs análisis y reflexión

Aunque ahora los alumnos deben cumplir con objetivos y cumplir competencias dentro de las asignaturas, también es importante que se retome el tema de los valores y la cívica

Regreso a Clases
Tamaño Letra
  • Font Size

El panorama educativo ha tenido una gran evolución, tanto en materia tecnológica como en la metodología que han aplicado los docentes para llegar a los estudiantes; sin embargo todo cambio requiere un esfuerzo, sacrificio y tiene sus ventajas y desventajas.

Estos cambios que han permitido la evolución de la educación, han dejado de lado cosas importantes que ayudan a formar una sociedad basada en valores y comportamientos éticos.

La implementación de las competencias ha desplazado temas importantes como la capacidad de análisis y reflexión.

Suele escurcharse de los adultos que dicen “que mal le hicieron a la educación que hayan quitado Cívica y urbanidad de las materias”. Estas asignaturas, hacían parte del pensum académico que ofrecían los planteles educativos.

La importancia de la enseñanza de estas cátedras reside en lo que representan la vida de las personas; la Urbanidad era el área donde los alumnos conocían las reglas de comportamiento en diferentes escenarios. Cómo hablar, cómo responder; cómo comportarse en las reuniones, fiestas y eventos públicos. Estas conductas se han perdido.

Otra parte otra de las asignaturas que definitivamente hace falta dentro del pensum es la de Cívica. En ella, se enseñaba el respeto por la patria, a los signos y símbolos patrios, a las autoridades, a la iglesia y a nuestros semejantes. Cívica, era la encargada de dar a conocer todo eso que hace parte del desenvolvimiento de un individuo hacia su patria.

Las materias básicas, las más importantes

La educación cívica capacita a las personas para lograr su participación como ciudadanos de su país. Busca que desde pequeños, los niños manejen conceptos que les permitan enfrentar problemas sociales, al aprender a manejar sus emociones y, a través de hábitos, lograr controlar su manera de proceder ante las situaciones de la vida.

También es parte de la educación cívica, lograr inculcar valores en las personas desde su infancia.

La idea es que desarrollen sentimientos de compasión y sentido de la solidaridad, además de capacidad de servicio. El objetivo es ayudar al individuo a desarrollar capacidades para buscar soluciones a los problemas por medio de aprendizaje teórico y práctico.

Las asignaturas como Matemáticas, Castellano, Ciencias; Naturales y Sociales aún se mantienen. Su metodología y finalidad también se han visto afectadas, puesto que el análisis, la capacidad de reflexión y aplicación a la vida cotidiana están muy lejanos.

En Castellano los alumnos aprendían no solamente las reglas de ortografía, sino también gramática y redacción, comprensión y análisis de textos cosa que se ha perdido y se ha reducido a algo mecanizado disminuyendo la capacidad de los alumnos a analizar.

Un caso parecido se da con las Matemáticas, el análisis de los problemas matemáticos y la solución de los problemas, además del uso constante de las calculadoras y dispositivos que permiten realizar operaciones han evitado que el alumno desarrolle el pensamiento y la evaluación de las situaciones.

Algunas de las materias que están dentro del pensum académico de la mayoría de los planteles educativos son Matemáticas, Castellano, Sociales, Naturales, Ética, Religión, Artística, Educación Física e Informática; también se han implementados proyectos que antes no se daban como Educación Sexual, Competencias Ciudadanas, Emprendimiento y Liderazgo.

“Las materias básicas siguen siendo las mismas, solo que ahora es más importante el inglés que antes, y se ha vuelto necesario” indicó la docente Luisa Esmeral Ternera. Agregó además que “antes jugaba mucho la memoria y aunque es importante se apunta ahora a otros procesos de argumentación, síntesis e inferencias buscando el desarrollo integral de esas competencias”.