Alimentos energéticos, formadores, reguladores e hidratación = LONCHERA

Regreso a Clases
Tamaño Letra
  • Font Size

Aunque muchos no le den la importancia que merece, la lonchera cumple una función indispensable: proporcionar la energía y los nutrientes que el niño necesita durante la jornada escolar.

Es por eso que el contenido de la lonchera está directamente relacionado con el rendimiento físico e intelectual del estudiante.

Para que una lonchera sea considerada como nutritiva, saludable y equilibrada debe estar conformada por cuatro componentes importantes:

Componente #1 - Alimentos energéticos: como su nombre lo indica, son aquellos alimentos que proporcionan la energía necesaria para todas las actividades que realiza el niño durante el horario de clases.

Son alimentos que aportan principalmente carbohidratos y grasas saludables. Algunos ejemplos son: panes y galletas integrales, cereales (trigo, quinua, avena, etc.); frutos secos (maní, nueces, etc.), frutas deshidratadas, aceitunas, entre otros.

Componente #2 - Alimentos formadores: son los alimentos implicados en el desarrollo y crecimiento del niño. Aportan principalmente proteínas. Algunos ejemplos son: leche, yogurt, queso, pollo, jamón de pavo, atún, huevo, etc.

Componente #3 - Alimentos reguladores: son aquellos alimentos relacionados con el correcto funcionamiento del organismo y con la protección frente a las enfermedades. Aportan vitaminas y minerales. En este grupo de alimentos se encuentran las frutas y vegetales.

Componente #4 - Hidratación: las bebidas siempre deben estar presentes en la lonchera, pues los niños pierden líquidos a lo largo del día, sobretodo en actividades que demandan esfuerzo físico, y con mayor razón ahora que es verano. Se recomienda incluir en la lonchera bebidas naturales como aguas de frutas, infusiones frías, limonada, chicha morada o agua pura.
Lo ideal es no agregarles azúcar, o de lo contrario, añadir una mínima cantidad de la misma.