¿Cómo se conecta una vivienda a la red de distribución de gas?

Asegura el buen funcionamiento de las instalaciones de gas natural conociendo todas sus características

Revista Construyendo
Tamaño Letra
  • Font Size

En aquellas calles en las cuales ya existe una red de distribución de gas natural, se puede construir una acometida y una instalación receptora dentro de la propiedad.

Una acometida es el dispositivo de suministro más próximo a una propiedad, el cual permitirá llevar el gas natural a tu vivienda.

Se trata de un conjunto de tuberías y válvulas que establecen la conexión entre la red de distribución principal (vía pública) con la instalación receptora de cada una de las casas o edificios. De esta forma se logra la conexión con el medidor o conjunto de medidores.
Las instalaciones dentro de la propiedad

El suministro de gas llega a la vivienda por medio de la Instalación Receptora Individual (IRI) y en el caso de edificios se considera además la Instalación Receptora Común (IRC).

La Instalación Receptora Individual abarca desde el medidor hasta la válvula de paso que se encuentra antes de cada uno de los aparatos de consumo (gasodomésticos): estufa, calentador de agua, secadora, etc.

Las Instalaciones Receptoras Comunes permiten el suministro de varios clientes (viviendas) en forma simultánea. El suministro se realiza a través de un conjunto de medidores, el cual siempre se coloca en una zona común del edificio.


Construcción de la instalación
Aprobada la cotización, la firma instaladora realizará la construcción de la instalación interna y la instalación de los gasodomésticos. Una vez finalizada la construcción, la firma instaladora reporta la obra a Gas Natural para programar el montaje del medidor.

¿Cuáles son los componentes de la instalación interna?
El operador de Gas Natural posee una red urbana a la cual se conecta la acometida que va hasta el medidor o contador, allí va instalada una válvula de cierre rápido (1/4 de giro) que permite cortar el suministro en un caso requerido.

La presión del gas desde la acometida hasta el medidor es de 60 libras por pulgada (PSI). En el medidor existe un regulador de presión que rebaja la presión a 0,25 PSI (1/4 de libra de presión).

Desde el contador se derivan los tubos que conducen el gas hasta la estufa y/o el calentador de agua o cualquier otro gasodoméstico como por ejemplo: secadoras de ropa, calefactores de ambiente, chimeneas, estufas empotrables y de pie, hornos, entre otros.

Todo este conjunto es propiedad del cliente y por ende, la responsabilidad del buen manejo, conservación y uso dependen de él.

Luego de la programación de la construcción de la acometida, a través de un organismo certificador, se programa la visita para la instalación del medidor. Durante esta visita, un certificador revisará que las condiciones técnicas de la instalación interna sean las requeridas para la óptima prestación del servicio.

En caso de que se encuentre algún defecto que impida el montaje del medidor, se deberá contactar a la firma instaladora que construyó la instalación interna para que los corrija. Una vez corregidos los defectos, se deberá solicitar una nueva inspección.

En caso de que no se encuentren defectos en la instalación interna, el certificador monta el medidor y conecta el servicio.

Para esta visita es importante tener en cuenta lo siguiente:

-El organismo certificador se pondrá en contacto para notificarte la fecha de la visita.
-Es importante que en el momento de la revisión esté presente en la vivienda una persona adulta y la firma instaladora.
-El inspector se presentará debidamente uniformado e identificado.
-La inspección no tiene ningún costo, por lo tanto no se le debe entregar dinero en efectivo al interventor.