Lo turístico y lo habitacional no crecen al mismo ritmo

Revista Construyendo
Tamaño Letra
  • Font Size

Para Fredy González, arquitecto con presencia en la lonja de propiedad raíz, el boom que vive la construcción en Santa Marta demuestra la alta capacidad de la ciudad para atraer inversionistas y sobresalir a pesar de que en tiempos pasados no se consideraba a la capital del Magdalena como una buena plaza para inversión.


“Hay una desproporción con respecto al tema turístico. Estamos muy marginados en cuanto a obras de infraestructura que permitan un mayor desarrollo; se obliga prácticamente al constructor a que haga sus obras de infraestructura siendo el estado el responsable. En eso hay que tener una mayor capacidad de obras de electrificación, acueducto y alcantarillado, sin embargo con esas limitaciones el desarrollo se ha mantenido pero se hace necesario que desde la parte oficial se haga más gestión en este sentido; ya en la ciudad no hay lotes para construir con servicios, hay dificultades inclusive para el plan de vivienda que desarrolló el Gobierno Nacional, por no encontrar un lote adecuado con servicios públicos” explicó.

El entrevistado considera que falta inversión pública debido a que en ocasiones se cruzan los presupuestos de los proyectos con los de las empresas de servicios públicos en lo que se refiere a los impuestos que el constructor va a pagar, y aunque el auge de construcciones es tema de resaltar, sigue siendo preocupante que crezca el sector a nivel privado y mengüe en el sector público.


“A nivel privado se ha fortalecido la construcción pero en lo que respecta a lo público y turístico no. Hay proyectos muy importantes de las constructoras que no tienen nada que envidiarle al resto del mundo. También está la expectativa de que el gobierno departamental construya su sede en la calle 22 y que se le dé otra presencia a la parte oficial. Sería una obra interesante; además, no se le debe dar la espalda a la parte ecológica que permite desarrollar ejecuciones arquitectónicas recreativas, aprovechando la variedad del clima. Hacia Minca y Bonda no hay proyectos interesantes, se deben mejorar las obras de infraestructura para que pueda haber desarrollo”.

La Asociación de Arquitectos del Magdalena considera que Santa Marta vive un gran momento, la construcción es un negocio de competencia entre ciudades y el movimiento actual de la construcción hizo que Santa Marta entrara ya a ser parte de la élite como destino turístico para inversionistas en el Caribe colombiano y a nivel nacional.

Los especialistas manifiestan que la ausencia de regulación en el valor de la tierra urbanizable y las desactualizadas normas, están permitiendo densificar inadecuadamente la ciudad.

Para el Curador No.2, Joaquín Orozco Ilias el balance en el tema de construcción es positivo. Las curadurías han superado récords en lo que se refiere a solicitud de licencias, ya que se han sobrepasado las cifras de años anteriores.