A prueba de niños

Revista Construyendo
Tamaño Letra
  • Font Size
La llegada al hogar de un niño desde que nace hasta los siete años, es una alarma de cuidado para los papás o quien tenga la responsabilidad de cuidarlos. Sus travesuras en la mayoría de los casos son provocadas por el riesgo que tienen los objetos.

A medida que los pequeños crecen, empiezan a destaparse ‘peligros ocultos’ que esconde una vivienda para ellos, los cuales están ansiosos por explorar todo lo que les rodea. Desde el suelo a los muebles, pasando por los enchufes; prácticamente todo se convierte en una potencial amenaza en este descubrimiento del hogar, es por eso que se debe acondicionar de arriba abajo el hogar para recibir sin riesgos al nuevo miembro de la familia:

• Enchufes: Proteger todos los tomas de luz con tapas de seguridad.
• Mobiliario: Las esquinas de los muebles, sobre todo de las mesas, son un ‘imán’ de golpes, por ir corriendo se pueden lastimar. Por ello, se aconseja almohadillarlas para estos choques.
• Estanterías: Fijarlas a la pared para prevenir su vuelco si el niño se agarra a ellas o intenta escalarlas.
• Puertas: Poner dispositivos de seguridad en las puertas para evitar que salgan solos o se machuquen los dedos.
• Ventanas: Al igual que en las puertas, es conveniente colocarles cierres que impidan abrirlas fácilmente. Incluso, lo ideal es colocar en último extremo rejas.
• Materiales y productos peligrosos: Desde las herramientas hasta las medicinas pasando por los líquidos de limpieza deben estar en lugares ‘ocultos’ y ‘altos’. Lo ideal es contar con espacios (habitaciones o armarios) vetados a los niños. Si se opta por armarios, en sitios altos.
• Adornos: Tener los menos posibles y más grandes. Los pequeños adornos, como las figuritas, captan la atención de los niños, que suelen llevarse todo a la boca.
Si se habla de la habitación infantil Ubicarla lo más cerca del dormitorio de los padres, acondicionarla con los muebles justos, guardar todos los frascos, cortaúñas, y elementos que puedan llamar la atención. No pegar la cama o cuna a la ventana para evitar riesgos.
En la Cocina cajones y puertas con cierres de seguridad, es más evitar que el niño ingrese al lugar.