×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 52

Hidrata tus manos con parafina

Revista Ámbar
Tamaño Letra
  • Font Size

Después del verano, y más si has estado en la playa, la piel tiende a secarse, perdiendo hidratación y elasticidad. Esto se traduce en unas manos apagadas, ásperas y poco atractivas.

Para ponerle remedio, hoy en los Spa se recomienda un tratamiento con parafina líquida. La parafina es una cera suave, derivada del petróleo y crea una película protectora e hidratante en las manos o en los pies; incluso se empieza a aplicar en la espalda con unas bandas especiales dado sus excelentes resultados.

Lo primero es lavar las manos para quitar restos de sudor, humedad o cremas. Después, se introducen las manos varias veces en la parafina caliente, pero tranquilos que no quema.

La parafina se va quedando en una capa adherida a nuestras manos, al principio más finita y luego más gruesa.

Luego hay que introducir las manos en unos guantes especiales, que conservan el calor, durante unos minutos.  Así la parafina se introduce en nuestra piel y va humectándola y otorgándole elasticidad.

Después te retiran los guantes y la parafina. Quedarás asombrado con los resultados, tendrás la piel muy suave y las uñas más brillantes del mundo.

La aplicación de la parafina sobre la piel tiene la peculiaridad de que forma una película aislante que evita que se pierda o evapore la humedad del tratamiento y favorece que se mantenga en las capas internas de la piel. Es decir, contribuye a retener la pérdida de hidratación manteniendo la temperatura corporal eliminando además las toxinas. Es por ello que las zonas donde más se suele emplear este sistema es en las manos, muñecas, codos, hombros, pies, tobillos, rodillas, muslos y en la cara.

Las manos y los pies son las partes del cuerpo más castigadas ya que suelen estar más expuestas al exterior, por contacto con ciertos agentes externos o simplemente un paso brusco del frío al calor en los cambios de estación pueden derivar en resequedad, aparición de grietas y arrugas.

Para conseguir la rehidratación de esta parte del cuerpo, la parafina es uno de los métodos más eficaces si bien es menos recurrente que otros.

Para llevar a cabo dicho tratamiento, lo recomendable es acudir a un salón de belleza, más aún si es la primera vez y des-conoces este método por completo.