×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 52

Estrabismo en adultos: un desequilibrio de las fuerzas musculares

Revista Ámbar
Tamaño Letra
  • Font Size

El estrabismo es un trastorno en el cual los dos ojos no se alinean en la misma dirección y, por lo tanto, no miran al mismo objeto al mismo tiempo. La afección se conoce más comúnmente como "ojos bizcos".

Se puede originar porque los seis músculos diferentes que circundan los ojos no trabajan juntos y como resultado, un ojo mira a un objeto, mientras el otro ojo se voltea en una dirección diferente y se enfoca sobre otro objeto. Cuando esto ocurre, se envían dos imágenes diferentes al cerebro: una desde cada ojo. Esto confunde al cerebro.

Si el estrabismo no se trata, el ojo que el cerebro ignora nunca verá bien. Esta pérdida de la visión se denomina ambliopía y también recibe el nombre de "ojo perezoso". Algunas veces, la ambliopía se presenta primero y causa el estrabismo.

Todos los estrabismos pueden operarse, lo que se debe precisar es qué se puede esperar de la cirugía. Sin embargo los fenómenos que se desarrollan en la infancia, no pueden recuperarse cuando se operan a pacientes siendo adultos, pero sí mejora su apariencia estética y, en ocasiones, se les puede dar un mayor campo de visión, menos molestias al intentar enfocar o menor oscilación de los objetos.

Como en  el estrabismo hay un desequilibrio de las fuerzas musculares: si un paciente tiene un ojo hacia dentro, quiere decir que los músculos que mueven el ojo hacia dentro se han hecho más fuertes que los que lo mueven hacia fuera. En la cirugía lo que se hace es debilitar los músculos que están fuertes y/o reforzar los débiles.

En cuanto a los riesgos, siempre que un paciente va a operarse, asume una serie de riesgos que, aunque son poco frecuentes deben conocerse. En la cirugía de estrabismo, las complicaciones más frecuentes son las hipo o hipercorrecciones, es decir, que siga quedando el ojo para fuera  o para dentro o que se invierta su posición (si estaba para fuera queda para dentro o viceversa).

Esta complicación es muy rara con la anestesia tópica porque lo comprobamos dentro del quirófano. Otras consecuencias son las hemorragias que tienden a la resolución espontánea, los quistes en la conjuntiva, cicatrices inestéticas en la conjuntiva o la temida visión doble post operatoria que también es muy rara con la anestesia tópica. Otras complicaciones, aunque a veces graves, son muy poco frecuentes. En general, podemos decir que es una cirugía muy segura. Cabe destacar que tras la cirugía no se ganará visión, la cirugía de estrabismo no es como la de cataratas: no entra dentro del ojo y no tiene repercusiones sobre la visión de cada ojo por separado.