×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 52

¿Cómo cuidar tu barba? trucos básicos

Revista Ámbar
Tamaño Letra
  • Font Size

Lo primero que se necesita saber es que la barba necesita cuidados. Igual que cuidas el resto de tu cuerpo, debes hacer lo mismo con ella y aprender a cuidarla.

¿Por qué debería cuidar la barba? La barba forma parte del aspecto e influye tanto como el peinado o la ropa que vistes. Dicen que solo se tiene una oportunidad para causar una primera buena impresión, por lo que es importante tener una barba cuidada que complete el conjunto general.

También hay que tener en cuenta, que debajo de la barba, hay piel. Esa piel, la de la cara, es delicada y precisa cuidados como limpieza e hidratación. ¿Qué debo hacer para cuidar la barba? No hay que salirse mucho de la rutina de aseo diario para portar una barba cuidada y bonita. Todo dependerá del grado que quieras implicarle al cuidado de esta.

Hidratar la barba

Los mejores productos para hidratar la barba son los aceites y los bálsamos. Se puede elegir uno u otro según las preferencias, siendo el aceite más liviano y menos grasiento que el bálsamo. Son preferibles los aceites.

Existen muchas marcas de aceites para hidratar la barba pero es normal sentirse desorientado al principio y no saber por cual decidirse.

Algunos hombres se encuentran en esta situación y es mejor decidir pedir los aceites con mejores opiniones contrastadas a lo largo y ancho del mundo y así poder formarme una opinión de todos ellos.

Aprende a lavar la barba

El lavado de la barba es una de las cosas más importantes que se debe tener en cuenta, pues se puede entorpecer el desarrollo óptimo de ella. Ésta posee aceites naturales que intervienen en su crecimiento, fortaleza y brillo, por lo que una frecuencia demasiado alta de lavado puede acabar con estos aceites naturales y jugar en nuestra contra.

También debes asegurarte de que los productos que usas, respeten los aceites, pues aún siendo productos para la barba, hay algunos que los respetan mejor que otros. La frecuencia de lavado correcta es de tres veces por semana, usando jabones o champús, y el resto de veces, basta con lavarla únicamente con agua. De esta manera, y espaciando los lavados en días alternos, consigues respetar los aceites y dejar que se regeneren y actúen sobre nuestra piel y pelo.

Publicidad