Proyecto de energía eólica en La Guajira costaría más de 300 millones de dólares

Foto referencia.

La Guajira
Tamaño Letra
  • Font Size
En medio del  Segundo Foro de Energías Renovables que se cumplió ayer en el centro de convenciones Anas Mai de Riohacha, un vocero del Grupo de Energía de Bogotá –GEB– dio a conocer de un proyecto ambicioso que se estudia para el departamento de La Guajira.

Juan Jacobo Rodríguez, gerente de Planeación y Transmisión de GEB, indicó que la compañía viene ejecutando un proyecto por un valor de 300 millones de dólares, aproximadamente.
La iniciativa permitirá conectar todos los proyectos del sistema de energía eólica con el resto del sistema interconectado, es decir, se aprovechará toda esa energía renovable que viene de fuentes que no queman combustibles fósiles, para el uso y beneficio de todo el país.

“Es un proyecto que tiene un costo aproximado a 300 millones de dólares, que consiste en la construcción de 470 kilómetros de líneas de transmisión, intervención en todas las estaciones existentes y la construcción de una nueva subestación en inmediaciones del municipio de Uribia”, indicó el vocero del Grupo de Energía de Bogotá.
Sin embargo, precisó que en estos momentos se encuentran en las etapas previas de la construcción, como son la elaboración de los estudios de impacto ambiental.
“Estamos desarrollando procesos de consulta previa con más 170 comunidades, es un trabajo inmenso, un esfuerzo muy grande para poder cuantificar todos estos impactos ambientales y sociales que se van a generar con el proyecto”, anotó.

Expresó que estos estudios también son “una oportunidad grandísima para generar unos mecanismos de relacionamiento genuino e identificar proyectos de valor compartido que se puedan desarrollar con las comunidades y de esa manera llevar de la mejor manera el desarrollo”.

Rodríguez fue enfático al decir que el único mecanismo que tienen con las comunidades es la concertación, por lo que han avanzado en el tema de socialización del proyecto y sus beneficios.
“En algunos casos hemos podido identificar necesidades y problemáticas que las comunidades viven, para también implementar proyectos de valor compartido en los cuales ganen tanto ellas como la empresa y el proyecto”, dijo.

Aseguró que uno de los beneficios que han identificado con las comunidades es la participación y generación de empleo alrededor del proyecto.

“Hay gran cantidad de actividades que podríamos desarrollar con personal de la región y eso hace parte del proceso de socialización y consulta previa que se viene desarrollando”, alegó.
Manifestó, además, que es un convencido de que el futuro está en las energías renovables, “algo que al parecer también ha entendido la Unidad de Planeación Minero Energética –Upme– que dio el primer paso al definir el proyecto y abrir la convocatoria, en la cual nosotros fuimos adjudicatarios”, señaló.

Puntualizó que el departamento de La Guajira tiene un potencial inmenso, “hoy hay para conexión en este proyecto algo como 1.000 megavatios, pero ya hay radicados en la Upme cerca de 4.500 para conexión en los próximos años”.

La iniciativa le permitirá a toda Colombia disfrutar y garantizar el suministro de energía de manera segura y confiable, y lo mejor amigable con el medio ambiente.