Un año y cinco meses después, no se sabe nada de Seiry Palencia

La niña Seiry Yolanda Palencia Márquez, desaparecida desde hace un año y 5 meses .

La Guajira
Tamaño Letra
  • Font Size
“No hay novedad en la investigación sobre el paradero de la niña” así, lo manifestó la señora Alciralis Márquez, madre de la niña Seiry Yolanda Palencia Márquez, desaparecida desde hace un año y 5 meses en el municipio de Maicao.


La menor desapareció una tarde del 25 de marzo del año 2016, tenía el pelo rubio y rizado, es una niña alta para su edad-, que en este momento tiene 12 años-, pero parece que por su altura tuviera 15 o 16 años debido a que es “acuerpadita” de piel blanca y de ojos verdes grandes. 

Según indicaciones de su mamá, su hija tiene un porte y unas características muy diferentes a las que se tiene acostumbrado a ver en la Guajira.

Márquez no descarta que la menor si está en manos de alguna familia haya tenido alguna transformación especialmente en su pelo, y que aunque muchas personas en La Guajira la conocen, no la identifican, si tiene por ejemplo el pelo de otro color, distinto al que tenía cuando dejaron de verla en su hogar.

La madre de la niña desaparecida dijo que unos días antes de abandonar su hogar de manera sorpresiva, Seiry había estado molesta porque en su fiesta de cumpleaños que le celebraron, ella quería que su reunión terminara con una “Pillamada” pero no se le complació, hecho que ocurrió cuando disfrutaba de las vacaciones de Semana Santa.

Asegura la señora Márquez que no hacía mucho que había tratado el tema sobre el comportamiento de Seiry con la psicóloga del colegio donde estudiaba, pero que el día de la cita para tal fin no fue posible, debido a que este  tuvo una reunión para analizar la conducta de todos los alumnos en el plantel, por lo que no fue posible la charla con la profesional en presencia de la menor.

“Yo pienso que la niña está viva que es lo más importante y mis deseos y mi fe de verla y volverla abrazar está intacta, yo sé que ella no está siendo mal tratada, y mi angustia sería más grande si yo tuviera indicios o una corazonada de lo contrario. Yo siento que ella está lejos de La Guajira, pero que no la están golpeando ni humillando y mucho menos haciendo trabajos indeseables”, manifestó la joven madre, abogada de profesión.

Agregó que ella piensa que la menor no está bien porque no está en su hogar, pero que le da la sensación que tampoco la están haciendo sentir terrible y con malos tratos, y aseveró que aunque ella no puede certificar que Seiry Yolanda donde está es por su cuenta u obligada, confía en que en algún momento ellas se volverán a encontrar y  ponerse de acuerdo.

Con palabras entrecortadas dijo que si la menor, lo que realmente le parecía es que no podía vivir cerca de su mamá, que donde esté, si es su gusto que esté bendecida y que ella la apoya.

“Yo sería incapaz de cortarle sus alas, esté donde esté yo la apoyo, después que ella me permita saber si está viva y si está bien, que está sana y que está bien tratada”, asevero la señora Márquez.

Para la madre de la niña, lo más probable es que ella no esté en Colombia, porque se han hecho muchos llamados por todos los medios y si la hubieran visto, con solo mostrar su foto por televisión ya alguien la hubiese identificado. “A mí me da la sensación que ella está en Venezuela, por lo difícil que ha sido saber de ella, y solo sé que en territorio guajiro no se encuentra porque la gente en esta región es muy comunicativa y receptiva y uno como guajiro a lo tuyo tu” expresó.

Márquez manifestó que estos 17 meses han sido muy difíciles para ella, pero que sus hermanos le cantan y le hacen sus chistes, lo que de alguna manera le trae alguna fortaleza y confianza en que la menor está bien, pero que la tristeza no desaparece porque todos en casa quieren volver a verla, abrazarla y demostrarles cariño sea que ella quiera o no estar en su hogar.

“De todas maneras aquí está su madre y sus hermanos. Nosotros la amamos y la necesitamos y nos gusta como ella es con sus virtudes y sus defectos, y la queremos ver con vida y escucharla como habla y como es de divertida. Anhelo a mi hija y deseo volverla a tener” dijo.

“Mi número telefónico es 301-380-37-53 y vivo en el barrio Libertador de Maicao, todo el tiempo estoy esperando esa llamada y esa visita que me diga ella está bien y vas a hablar con ella” manifestó en un tono de agradecimiento.


Los comentarios aquí publicados no reflejan la opinión de EL INFORMADOR. Es necesario ser un usuario registrado para poder comentar las noticias. Por favor, ingrese o regístrese como usuario de esta página.

Anuncio_Unimag
Publicidad