Migración venezolana, problemática en aumento en Valledupar

Un 30 % de la población venezolana que llega a Valledupar se dedica a limpiavidrios y a la mendicidad.

Cesar
Tamaño Letra
  • Font Size
La población venezolana asentada en el Cesar se dedica a actividades de ventas ambulantes, limpiavidrios, mendicidad, entre otras.

El aumento de la población venezolana continúa y las autoridades de Valledupar que se encargan de ejercer medidas para contrarrestar esta situación no dan abasto.

La mayoría de semáforos de Valledupar se perciben venezolanos haciendo acrobacias, bailando, limpiando vidrios, vendiendo dulces, caminando con carteles y bebés en brazos pidiendo dinero a los conductores y transeúntes.

Según un informe emitido por el Departamento de Policía Cesar, se tiene identificado que la población venezolana asentada en el departamento se dedica a las siguientes actividades: ventas ambulantes, en un 30 %; limpiavidrios y mendicidad, en un 20 %; peluquería y barbería, en un 15 %, prostitución, en un 15 %, auxiliar de construcción, en un 10 %, mototaxismo, en un 5 %; servicio doméstico, en un 3 %, y agricultura, en un 2 %.

En la seguridad

En cuanto a la inseguridad, el comandante Operativo de la Policía Cesar, teniente coronel, Freddy Delgado, informó que llevan alrededor de 120 capturados de origen venezolano por diferentes delitos: hurto a personas, hurto a comercio y porte de armas de fuego.

Por su parte, el coronel Mauricio Pedraza, comandante de la Policía Cesar, comentó respecto a la influencia de los venezolanos en la inseguridad de la ciudad que “infortunadamente de cada 10 casos de hurto que se presentan en Valledupar, en 9 están involucrados venezolanos”.

Se ha identificado que muchos de los venezolanos estarían adquiriendo tarjetas migratorias falsas para permanecer en el departamento, que hay una posible presencia de delincuentes buscados en Venezuela, y que particulares venezolanos están siendo utilizados para actividades de narcotráfico; es decir, están transportando alcaloides hacia La Guajira, Bolívar y Magdalena.

En la salud

La esfera de salud también se ve trastornada con una nueva población, lo cual es evidente en la atención cercana de 500 a 700 personas venezolanas al mes en las diferentes sedes del Hospital Eduardo Arredondo Daza, Head. Según el subdirector científico de esta entidad, Jhony Rojas Rangel, a la población venezolana se le brinda la atención inicial de urgencias, la atención a las mujeres embarazadas y a los niños menores de cinco años, para lo cual es necesario que porten su documentación como cédula de extranjería, o la afiliación al Sisbén.

“Es alta la cifra de venezolanos que atendemos. A veces nos ha tocado desplazar la atención de colombianos para brindarles atención a ellos; nos ha tocado reforzar urgencias y consultas externas para poder atender a la población venezolana. No ha sido fácil la atención de pacientes que requieren atención de mediana complejidad, puesto que nunca hay camas y a veces toca quedarse con el paciente tres o cuatro días a la espera de una cama”, aseguró el funcionario.

Según información de la Secretaría de Salud Departamental, el Hospital Rosario Pumarejo de López lleva facturado más de $8.500 millones en atención a ciudadanos venezolanos; la cifra total de todos los hospitales públicos del departamento asciende los $12.000 millones, un valor elevado que no está siendo asumido por el Gobierno Nacional y que pone ‘en jaque’ el futuro de los prestadores públicos. Esta es una situación que no estaba contemplada en el presupuesto del sector salud en el departamento.

En la educación

El área de la educación también padece sobrecarga ante la presencia de venezolanos. Este año la Secretaría de Educación Municipal ha emitido cartas para validación a 1.300 estudiantes que vienen de Venezuela a las diferentes instituciones.

En la educación
El secretario de Educación, Luis Carlos Matute, aseguró: “Hemos aperturado dos oficinas donde atendemos a aquellas personas que vienen del vecino país requiriendo el servicio de educación para sus niños; allí le brindamos toda la asesoría y documentación que debe presentar, les escuchamos sus inquietudes y lo remitimos a las instituciones educativas.

En la informalidad
En la capital de Cesar, la tasa de informalidad laboral es del 56.7 %, según el Departamento Nacional de Estadísticas, Dane; es decir que de cada 100 trabajadores que hay en la capital del Cesar, 56 se dedican a actividades informales. En el marco de la informalidad, donde las personas trabajan por cuenta propia existen actividades de baja productividad, en la denominada economía del ‘rebusque’; la situación se ha incrementado en los últimos meses con la llegada masiva de venezolanos, engrosando las cifras de la desocupación.