El reciclaje, un modo de sustento para algunas familias en Valledupar

En la actualidad un kilo de plástico cuesta $300 pesos; un kilo de cartón, $230; un kilo de vidrio, a $50; un kilo de chatarra $420, y un kilo de papel entre $450 y $500 y en promedio un reciclador recoge de 80 a 100 kilos, lo que significa entre 18 a 22 mil pesos diarios. Ilustración EFE.

Cesar
Tamaño Letra
  • Font Size

El gremio de recicladores se ha visto afectados ante la llegada masiva de venezolanos a la ciudad.


La actividad del reciclaje para muchas familias se ha convertido en la solución para solventar sus necesidades básicas y sostener a sus familias. 

A través de la Cooperativa Conservar, que se encuentra integrada por 26 recicladores, se dedican a recoger a diario: vidrio, chatarra, papel, cartón, plástico, latas de cerveza, papel, entre otros residuos sólidos, por las calles de Valledupar.

Con una carretilla recorren lugares como conjuntos residenciales dos veces a la semana, al igual que a empresas, desde las 6:00 de la mañana hasta las 5:00 de la tarde, dejando un mensaje de concientización en cuento al modo de separar los desechos sólidos para no obligar a los encargados del reciclaje someterse a condiciones antihigiénicas.

El problema en el que se encuentran en estos momentos el gremio se debe a la llegada masiva de venezolanos, quienes en su afán del ‘rebusque’ han montado la competencia por lo que los pone en desventaja.

En la actualidad un kilo de plástico cuesta $300 pesos; un kilo de cartón, $230; un kilo de vidrio, a $50; un kilo de chatarra $420, y un kilo de papel entre $450 y $500 y en promedio un reciclador recoge de 80 a 100 kilos, lo que significa entre 18 a 22 mil pesos diarios.

En este sentido, el gerente de Aseo del Norte, Cristian Martello, exhorta a la comunidad vallenata a hacer un uso adecuado de la disposición de residuos, en el entendido de la responsabilidad que tienen las personas que hacen uso del servicio, depositando correctamente los residuos para que la empresa haga su proceso de recolección debidamente. Asimismo, invita a hacer uso de los implementos que han dispuesto la administración local y departamental para la recepción de estos residuos como los son las canecas en zonas públicas.

En su análisis detecta que los problemas de residuos sólidos se perciben principalmente en las 11 invasiones de Valledupar y en los lotes enmontados, que la comunidad los toma como sitios de botaderos.

En Valledupar existen de 5 a 6 cooperativas de reciclaje, de las cuales 4 son reconocidas ante la Superintendencia de Servicios Públicos.