Contraloría advierte sobre presunto detrimento patrimonial por $4.700 millones

La auditoría comenzó luego de una denuncia hecha por los ciudadanos del sector.

Bolívar
Tamaño Letra
  • Font Size
En la mira del órgano de control se encuentra la obra del canal Emiliano Alcalá en El Socorro que fue priorizada por el Departamento de Bolívar.

La obra de construcción y revestimiento en concreto del canal Emiliano Alcalá en El Socorro, la cual fue priorizada por el  Departamento Administrativo de Valorización Distrital y tuvo un costo de $12 mil millones está en la mira de la Contraloría General de la Nación.

Así lo dio a conocer la entidad a través de un documento en el cual se alude “una falta de planeación en el contrato de obra Nº 053 de 2016”.

“Se observa un presunto detrimento al patrimonio de $4.732.917.084  por una gestión fiscal ineficaz, antieficiente, antieconómica, denotándose debilidades en la etapa de planeación al haberse formulado el proyecto sin información detallada, concreta y confiable necesaria para el desarrollo del proyecto, que posteriormente producirá su fallida utilización; lo que conlleva a una inadecuada ejecución de los recursos”, se puede leer en el documento entregado por la Contraloría.

La auditoría comenzó luego de una denuncia hecha por los ciudadanos del sector, y se realizó de manera articulada con la veeduría Por Ti Cartagena.

“Vamos a hacer una denuncia ante la Fiscalía por la infuncionalidad de la obra, llegaremos hasta las últimas instancias porque queremos conocer los nombres de los funcionarios”, manifestó Lizeth Carmona López, miembro de la veeduría ciudadana.

En el informe también se afirma que la obra  no cuenta con los estudios y diseños en detalle apropiados para la correcta evacuación de las aguas lluvias del sector objeto del proyecto. “En los diseños no se evidencia el cálculo de las diferentes estructuras que conforman el canal que actualmente se construye, igualmente estos estudios y diseños carecen de las memorias de cálculo”.

Problema no superado

El objetivo de ampliar siete metros el canal Ricaurte en el sector Emiliano Alcalá era superar el problema de inundación que se genera en las épocas de lluvias en las calles paralelas.

El canal fue revestido en concreto rígido para tener mayor capacidad de albergue de las aguas, con el fin de evitar que estas rebocen cuando llueva, sin embargo, cuando llegaron las lluvias, quedó en evidencia la ineficiencia de la obra, ya que el canal se desbordó e inundó las calles.