La propuesta que no fue

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Germán Vives Franco

Germán Vives Franco

Columna: Opinión

e-mail: vivesg@yahoo.com

La formalización de las objeciones del Centro Democrático al proceso de paz vio la luz bajo el título Diálogos de Paz sin afectar la institucionalidad democrática, es uno de esos documentos que no deja de sorprender.

Alude a la institucionalidad, pero esta solo es tratada por el ladito. El uso de las estadísticas para darle soporte a las ideas es lamentable, haciendo uso del manido truco de presentar los números, en este caso porcentajes, en la luz que más les favorece.

Una fuerza política que se ha opuesto tan férreamente a las negociaciones de La Habana, no tenía derecho ni excusa para presentarle al país semejante chorro de babas.

Esperábamos argumentos sólidos, cifras, análisis y menos opiniones. Porque a final de cuentas, el documento no es más que una opinión sin muchos fundamentos.

Que yo recuerde, la estrategia de Uribe de plomo venteado se agotó durante la última fase de su gobierno, y ya no estaba dando resultados.

La delincuencia que se tomó las ciudades, fue la que él llevo a estas por cuenta de la desmovilización paramilitar.

Y que no se crea el cuento de que él fue un gran gobernante. La economía colombiana creció, como creció el resto de América Latina, mas como consecuencia de una dinámica global, que producto de las políticas del gobierno Uribe. Es fácil ser buen capitán con los vientos a favor.

Uribe y sus pares de la región, tuvieron la suerte de ser presidentes durante la década que a la región le fue de maravillas, y les fue bien a todos: Chávez, Correa, Evo, Lula, etc. Políticamente, todos se hicieron reelegir de la mano de la bonanza.

Sin embargo, la bonanza de la región también dejó una herencia de corrupción que les está pasando la cuenta de cobro a los sucesores de estos "estadistas".

Si en lugar de ellos, hubiera estado una gallina, también le hubiera ido de maravillas. En la década de bonanza que vivió América Latina, el crecimiento de Colombia durante el gobierno Uribe, sí que fue realmente mediocre porque había el potencial y las condiciones de mercado para crecer mucho más.

El mercado cambio, y las condiciones de la economía global hoy son otras; la bonanza de los commodities se acabó.

Esto hace que a Santos le haya tocado bailar con la más fea. La economía colombiana está creciendo aceptablemente bien en el entorno actual. Hoy que el PIB crezca 3.5% es bueno.

La inversión cayó en Colombia no por culpa de lo que está sucediendo en La Habana sino que es un fenómeno de toda la región, ya que el capital golondrina, e incluso las inversiones directas, siempre buscaran invertir en donde obtengan el mayor retorno a la inversión.

Los commodities, incluyendo petróleo, no son atractivos en estos momentos. El capital extranjero volverá cuando sea atractivo invertir nuevamente en la región.Queda el mal sabor de que los reparos del uribismo son melindres pueriles que pretenden justificar con sofismas.

Creo que la intención era darle a sus seguidores algo de qué agarrarse, y darles la impresión de que la oposición a las negociaciones de Cuba es razonable y bien fundamentada.

La propuesta o documento presentado no justifica la posición del Centro Democrático, la cual sigue siendo incomprensible. Ese documento es inaceptable.

Hay que exigirle al Centro Democrático que sustente y justifique su oposición, y que nos diga con cifras concretas, con estudios concretos, con análisis y argumentos sólidos y no con opiniones, en donde es que radica el peligro para la institucionalidad. Como se nota que opinan de algo que no conocen.

Más Noticias de esta sección

Publicidad