La gran coalición

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Francisco Galvis Ramos

Francisco Galvis Ramos

Columna: Contrapunto

e-mail: [email protected]

La política en Antioquia comenzó a moverse en forma desde el pasado 23 de diciembre. Ese día se reunieron los parlamentarios conservadores, el ex ministro Valencia Cossío y el jefe de las mayorías Oscar Suárez Mira con el ex presidente Álvaro Uribe Vélez en el fundo que este tiene en la vereda La Tablacita.

Quedó claro. El conservatismo y el partido de la U, en toso caso el uribismo, irán a las elecciones de octubre con candidatos de coalición para la gobernación de Antioquia y la Alcaldía de Medellín, correspondiéndole a los conservadores la candidatura a la Gobernación y a la U la candidatura a la Alcaldía, amén que la coalición pudiera extenderse a otras alcaldías del Departamento.

Esto es lo que yo llamaría La Gran Coalición y no tendría pierde desde que se estructure una estrategia destinada a seleccionar a aquellos candidatos que le aseguren la victoria en línea a la alianza partidista y no podría ser de otra manera porque, de lo contrario, sería como hacer política al menudeo que es precisamente lo que le repugna al público.

En ese orden de ideas y sin que se adviertan nubes de tormenta en el horizonte, siguen despuntando con inusitado vigor: Oscar Suárez Mira para la Gobernación y Luis Pérez Gutiérrez para la Alcaldía de Medellín.

De suyo, Oscar Suárez Mira es el jefe de las mayorías conservadoras de Antioquia y ello, en principio, es cuestión a tenerse en cuenta porque, el conservatismo, no va a aceptar que le saquen un candidato del cubilete de alguno de los magos locales, como ocurrió en el caso del taciturno doctor Arrubla Paucar, cuyo fracaso fue una total vergüenza electoral.

Pero aún más, Suárez Mira tiene bien ganado el derecho a la candidatura porque, nadie como él, ha acumulado tanta cercanía con la gente de Antioquia con base en labores diarias de servicio a las administraciones y a los ciudadanos, siendo por tanto una figura familiar a los habitantes del Departamento, porque, entre otras cosas, no es de aquellos que se escondan cada que pasan las elecciones, o que cambian de números telefónicos y que para encontrarlos haya que contratar pitonisas, como está ocurriendo con muchos de los congresistas recién elegidos, a quienes damos por desaparecidos.

Por su parte Luis Pérez Gutiérrez tiene programa y todos los merecimientos para volver a gobernar a Medellín, comenzando porque los ciudadanos, que aquí residimos y que aquí votamos, le debemos un justiciero desagravio luego de todas las ignominias de que fue objeto en las anteriores elecciones municipales por parte del sanedrín de Compromiso Ciudadano, a su cabeza "el hombre de la tula", que ahora aspira a la Gobernación, y su jefe, el actual alcalde.

Aquello fue una guerra sucia promovida por los fementidos "impolutos".

Me sentiría gratificado como ciudadanos si, Suárez Mira en la Gobernación y Pérez Gutiérrez en la Alcaldía, se comprometieran con la tarea de decretarle la guerra sin cuartel a la pobreza y no a los pobres; si hicieran del imperio de la ley y del orden la enseña de sus gobiernos; si profundizaran en el fomento del emprendimiento; si presidieran gobiernos de veras para todos y mantuvieran todo lo bueno de la obra de sus predecesores.

Me juego con estos dos nombres y ya veremos que la voluntad popular elegirá a Oscar Suárez Mira como gobernador de Antioquia y a Luis Pérez Gutiérrez para la Alcaldía de Medellín. ¡Bendita seas democracia que nos das esta oportunidad cada cuatro años!

Tiro al aire: hay personas que traen el apodo en la partida de bautismo. Por ejemplo, hay en Amagá una señora que tiene por nombre el de Auxilio del Socorro y, según Carlos Humberto García, es conocida como "doña redundancia".

Más Noticias de esta sección

Publicidad