Pulso entre la izquierda y la derecha en América?

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Arsada

Arsada

Columna: Opinión

e-mail: armandobrugesdavila@gmail.com

Todo parece indicar que se está presentando un pulso muy fuerte entre el desarrollado mundo industrial de América del Norte, obviamente incluida Canadá, y los ahora llamados "insurgentes" estados latinoamericanos y caribeños.

Para nadie, que medio conozca la historia de las relaciones entre el norte y el sur de América, incluida por supuesto la región del Caribe, es un secreto que ellas han sido más de imposición y sometimiento, que de respeto y reconocimiento del otro.

Para no ir muy lejos, recordemos aquella triste pero célebre frase de un presidente estadounidense cuando se refería a un despreciable dictador caribeño: "Somoza es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta". Así se han venido dando esas relaciones en términos generales, gústenos o no.

En estos momentos y a raíz de unas protestas que se realizaron en el interior de Venezuela con miras a desestabilizar el orden institucional del país, el gobierno americano ha decidido, a motu propio, considerar que en aquel país se han violado los derechos humanos, con base a declaraciones hechas por venezolanos contrarios al gobierno de su presidente constitucional Nicolás Maduro sin dignarse a escuchar a la contraparte, y sin más allá ni más acá termina aplicando sanciones a funcionarios venezolanos y a familiares de estos, por simple presunción de parte.

Con esta determinación, no solo se les negaron visas a altos funcionarios venezolanos, también se les congelaron sus bienes y confiscaron sus propiedades.

No hay que ser un experto para concluir que en este suceso, hay actitudes no muy "legales" que digamos, en tanto se trata de sanciones unilaterales de muy mal recibo en el ámbito de las buenas relaciones internacionales.

Máxime cuando los muertos en las famosas guarimbas, fueron o bien ciudadanos del común o miembros del partido de gobierno.

Pero con anterioridad las cosas habían ido aún más allá; en un documento titulado "Estrategia de Seguridad Nacional 2015", el gobierno estadounidense ya había incluido y clasificado a Venezuela como una "amenaza" a la seguridad de su Estado; esto es, Venezuela al nivel de Al Qaeda. Cuanto desatino. En ningún sentido tiene esto lógica.

En qué medida un país del tercer mundo puede ser una amenaza para una potencia como la estadounidense, que cuenta con un arsenal bélico superior a todo lo imaginado antes en la historia guerrerista de esta humanidad que se las pela por autodestruirse, incluido un arsenal atómico que aterroriza al más despistado. Una de dos: o son poco serios, que no lo creo, o algo se está cocinando tras bambalinas.

Ahora bien, lo que sí da para pensar es que instituciones como Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), Unasur (Unión de Naciones Suramericanas), Alba (Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América) y Mpnal (Movimientos de Países no Alineados), en donde sí se escuchó a la contraparte, determinaron respaldar al gobierno venezolano en sus actuaciones por considerarlas acordes con su legislación interna y con el derecho internacional, Igualmente, rechazaron la imposición de sanciones unilaterales por parte de EEUU puesto que constituyen una violación a la normatividad del derecho contemplado en la Organización de las Naciones Unidas y un atropello a la voluntad democrática y soberana del pueblo venezolano.

Es como si ahora, cuando el señor Uribe ha ido a acusar de persecución política ante algunos senadores del congreso de los Estados Unidos al presidente Santos, aquel Congreso en base a este señalamiento, sin escuchar a la contraparte, decidiera sancionar al gobierno colombiano por violación de Derechos Humanos.

Publicidad