Escenarios de seguridad en la ciudad

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jairo Franco Salas

Jairo Franco Salas

Columna: Opinión

e-mail: jairofrancos@hotmail.com

Recientemente el Distrito samario ha sido escenario de varios Consejos de Seguridad, tanto por las autoridades locales como de orden departamental tras la finalidad de hacer un diagnóstico general sobre el fenómeno delincuencial que se registra en el perímetro urbano y rural en forma gradual, que debe mantener preocupados al alcalde y al gobernador y como es lógico la zozobra, angustia y desesperación que siente la comunidad.

El plan rector de estos Consejos de Seguridad debe contener un mecanismo estratégico de seguimiento y control que de manera aplicada y sistemática permita contrarrestar el elevado índice delincuencial que aflora en la ciudad.

La percepción de inseguridad que manejan las autoridades arrojan un diagnóstico preocupante en el Distrito pero controlable, si se tiene en cuenta que las estadísticas presentan una escala de indicadores delictivos pero de poca relevancia que impactan a nivel nacional; no por ello se debe bajar la guardia, antes por el contrario la Policía Metropolitana que tiene bajo su jurisdicción la capital del Magdalena y los municipios de Ciénaga, Pueblo Viejo y Sitio Nuevo en el Departamento del Magdalena que direcciona la coronel Sandra Vallejos Delgado, en remplazo del saliente coronel Freddy Tibaduiza Niño.

El reto asumido por la comandante de la Policía Metropolitana, no ha sido inferior al de su antecesor partiendo del hecho que el trabajo laborioso de esta alta oficial, de estilo carismático, socializador y poseedora de una impresionante fuerza de convicción, amiga de la concertación y del acercamiento con la comunidad que es lo que más requiere en el momento con urgencia la ciudadanía samaria; esto fue lo que percibí de ella al dialogar solo unos minutos a menos de un metro de distancia.

La coronel Sandra cumpliendo las directrices del director de la Policía Nacional, General Rodolfo Palomino López, debe lograr la viabilidad de sus proyectos e iniciativas incorporando una total reingeniería a su equipo uniformado; es así como afianzó esfuerzos mancomunados con el comandante de la Policía del Magdalena coronel Alvaro Ninco Bermúdez para trazar la ruta estratégica en materia de seguridad; los planes se hacen en concordancia con el valioso aporte de la comunidad de quien afirma la Coronel sin la colaboración de ésta, la Policía estaría llamada al fracaso; de allí la importancia que debe existir y fortalecer el matrimonio Policía -Comunidad para priorizar la problemática delincuencial de orden intrafamiliar, fleteos, extorsión, riñas, venta de alucinógenos y ruidos incontrolados.

En este orden de ideas la Policía Metropolitana en la parte operativa cuenta con el asesoramiento organizacional en inteligencia del teniente coronel Francisco Gelvez Alemán. Según el concepto de los líderes comunitarios, los resultados que se desprenden de este trabajo articulado para contrarrestar la ola delincuencial en la ciudad, es considerado positivo y así debe continuar.

No obstante a estas herramientas participativas aún persiste la concepción de determinados sectores de la sociedad samaria que ven en la Policía poca presencia, falta de control, abuso de autoridad y otras irregularidades que no solo son notorias en la ciudad sino en Colombia.

En esta percepción de conceptualización que expresa la gente con todo el derecho a hacerlo es precisamente la inquietud que debe generar y emprender la institución policiva a través de renovadas estrategias que permitan atender esta situación anómala y por demás irregular, contrarrestarla y al máximo disminuirla; de tal manera que ahora es usual encontrar C.A.I. móviles en puntos neurálgicos y contagiados por brotes delincuenciales; operativos que abarcan registros de vehículos y buses, verificación de documentos, también se extiende a charlas dirigidas contra el maltrato infantil, violencia intrafamiliar…..

Entre otros serios problemas que refleja la ciudad es urgente y prioritario sean atendidos por las autoridades el caos vehicular que dificulta la movilidad, la poca señalización de vías y otros flagelos de orden social. Para asegurar la calidad de vida de samarios y magdalenenses y hacer posible el desarrollo urbano sostenible e influyente es necesario el ejercicio de expresiones asociativas que conlleven al ciudadano a adoptar un liderazgo pertinente que coadyuve a un nuevo direccionamiento en aras de poder contribuir al desarrollo de ciudad.

Más Noticias de esta sección

Publicidad