Aguafiestas

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Cristian Campo Revelo

Cristian Campo Revelo

Columna: Opinión

e-mail: revelorevelo@hotmail.com

Con todo se han venido haciendo sentir los defensores de la mesa de diálogo de La Habana y entre ellos todos los intelectuales "progres", que se aprovechan de la ingenuidad de sus seguidores para imponerles nuevas ideas bajo las distintas corrientes de pensamiento, pero que sin lugar a duda terminan siendo en algunos casos, los mismos guías de rebaño que estamos acostumbrados a oír y leer en los diferentes periodos de gobierno, lo peor es que su línea es tan variable como los gobiernos los lleguen a necesitar.

Y aunque empecé al revés, el principio de esta columna de opinión se refiere a la idea expuesta por el ex mandatario Cesar Gaviria y toda la andanada de criticas y opiniones que han despertado, con el único propósito de ir creando esa idea en la cabeza de los colombianos y que los mismos intelectuales "progres", al servicio del gobierno de turno, también van a hacerse sentir y como es costumbre utilizar los ingenuos seguidores para lograr hacer entender como la justicia transicional es la vía para el fin de la guerra.
Con lo que no cuenta el colombiano desprevenido es que esta Justicia transicional es propuesta solo para los actores en guerra, pero como estamos en Colombia, algunos representantes de los partidos políticos ya salieron a proponer que dentro de esta Justicia transicional deben estar todas aquellas personas que son inculpadas por delitos que hayan surgido del conflicto armado, (que tal las bellezas) como quien dice, aparte de tener que ver los comandantes de las Farc, pensionados y disfrutando de sus últimos días como héroes nacionales, vamos a tener que ver hampones y atracadores de medio pelo de nuevo en las calles porque, como en este país una cosa lleva a la otra, pues la culpa de tener esta clase de antisociales es culpa del conflicto armado.

Con el animo de ser aguafiestas no veo ninguna clase de solución con esta vía y con ninguna otra, nuevamente queda entre ojos la falta de fortaleza en las instituciones colombianas, súmele que es el resultado de la misma corrupción y el peligro inminente para la clase trabajadora que es la que mas ha sufrido durante toda esta época de guerra.

Por si fuera poco y como adelanto para los patrocinadores de esta idea y los que la piensan reforzar con opiniones ante sus seguidores que son muchos quiero manifestar que tanto el tiempo que se tomaron para señalamientos de paramilitarismo y otra clase de crímenes de los cuales ha sido señalado el senador del Centro Democrático Álvaro Uribe y los han vendido como muestra coherente de tipos ilustrados, no han caído mas que en el juego de un gobierno que en cualquier momento firma una paz bajo el marco una Justicia transicional y que aparte de tener en cuenta los actores armados, también va a tener en cuenta todo lo que el conflicto derivó, ojo!, todo lo que derivaron las acciones militares de las Farc.

Por eso y aunque parezca extraño el día 16 de febrero del año en curso tanto el senador Uribe como muchos otros representantes de la política nacional, se han mostrado amigos de dicha norma y en la misma línea se mostraron los comandantes de las Farc, cuando manifiestan que si tienen que hablar con el mismo diablo lo van a hacer para exponer los puntos de la mesa de diálogo.

Lo que no ignoran nuestros amigos intelectuales "progres", es que tanto Farc como Uribe, van a tener que terminar sentados en una mesa de diálogo, donde terminen reconociendo que unos han sido el origen de las supuestas acciones criminales de otro.

Y que todos por A, o por B terminarán disfrutando de una vida digna y en libertad y aparentando un fin del conflicto armado y violencia social que solo quedará en un papel.

Publicidad