Que brutos

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jorge García Fontalvo

Jorge García Fontalvo

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Los primeros acontecimientos del año indican que las cosas en Colombia y el mundo no han mejorado ni un poco, por el contrario, todo sigue igual que antes. Es como si no nos interesara ejercitar el pensamiento, o tomar de ejemplo las experiencias negativas que nos marca el paso por la vida, para corregir los errores.

Creo que finalmente llegamos a convertirnos en la especie más irracional de todas la que habitan el planeta, y por ello, necesitamos aprender a punta de golpes y sufrimiento.

Por eso dudo que los propósitos fraudulentos que prometemos cumplir cada fin de año, en plena borrachera, alguna vez surtan el efecto que se espera. Tal vez lo único que hacemos es esperar hipócritamente 365 días para limpiar la mugre conciencia que nos atormenta.

El mundo en que vivimos está patas pa´ arriba, y en vez de avanzar continuamos en pleno retroceso. Esa es la cruda realidad, las cosas no han cambiado para bien como nos atrevemos a asegurar cada comienzo de año. Veamos por qué digo esto.

¿Vieron un video que circula por la red en que algunos desquiciados propinan una brutal golpiza a un animalito indefenso en la corraleja de Turbaco? Yo si lo vi, y todavía no encuentro una explicación sensata que me lleve a pensar que esto no es una prueba palpable de la estupidez humana.

Que vergüenza, y pensar que éste tipo de barbarie hace parte de las tradiciones que tanto enorgullecen a nuestra gente. La bestialidad que vimos en ese video no puede ser parte del folclor o del sentimiento costumbrista de un pueblo, mucho menos se debe pretender que alcance el tono de patrimonio cultural e histórico de la humanidad. Si ese es el patrimonio que pensamos heredar a nuestros hijos, entonces también debemos aceptar que estamos en la olla.

Ahora, qué piensan de la salida inteligente del insigne gobernante venezolano: solicitar el canje de Leopoldo López, un ciudadano opositor a su gobierno, por uno de esos terroristas desquiciados que únicamente están interesados en destruir a sus semejantes.

Me pregunto, ¿En qué tipo de mundo vive este señor? Tal vez en "Tiranicuslandia", el país de los tiranos que se creen descendientes de los reyes perversos de la antigüedad y el medioevo. Que tristeza, así como alucina este loco, lo hacen también otros gobernantes inmaduros que se identifican con él. Con razón el mundo está como está.

Bueno, y para terminar, ¿qué me dicen acerca del último montaje de la prensa "independiente" en Colombia? Me refiero al ilustre trabajo periodístico realizado por algún noticiero de televisión "Enemigos en la guerra, amigos en prisión", y de un periódico capitalino "Los dos patriarcas de la violencia que se reconciliaron en la cárcel".

Que absurdo, convertir semejantes criminales en héroes respetables de la patria (Ramón Isaza y Martín Sombra). Ahora resulta que el par de lobos feroces terminaron siendo inocentes ovejitas.

Dios mío, ¿en qué mundo hipócrita vivimos? Seguramente en el que los intereses mezquinos de unos pocos se sobreponen indecentemente a los de millones de seres humanos que deben callar ante la injusticia y la maldad.

Ojo, es tiempo de despertar señores. Porque aunque el mundo esté patas pa´ arriba y no se divise una salida prometedora a los problemas que nos agobian, es importante no dejarse engañar por los sinvergüenzas que mantienen al pueblo cautivo en la ignorancia y la barbarie.

Publicidad