El gran desafío

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Amilkar Acosta Medina

Amilkar Acosta Medina

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Para enfrentar el gran desafío que deberá encarar el país a consecuencia de la brusca caída de los precios del crudo el Gobierno Nacional se debe aprestar a tomar, sin pérdida de tiempo, medidas contundentes tendientes a aumentar la producción de crudos y además estimular la búsqueda y hallazgo de más reservas, única manera de hacer sostenible la meta de producción por encima del millón de barriles.

Para remover tales escollos es preciso implementar una estrategia, la cual pasa por el alineamiento del Gobierno central con las autoridades territoriales, que deben ser tenidas en cuenta, que se articule la acción del Estado con la de las empresas que operan en el país y, desde luego, es imprescindible propiciar el diálogo social, para el cual dejamos establecida una plataforma a nuestro paso por el MME. Se trata de la Estrategia de gestión territorial de desarrollo humano de la industria extractiva del Pnud. De su implementación depende que la industria petrolera pueda lograr hacerse a la Licencia social, ganándose la confianza de las comunidades

Pero, no basta con promover y propiciar la mayor producción de crudos, esta es una condición necesaria pero no suficiente para superar la encrucijada actual, se requiere adicionalmente tomar medidas de largo aliento que le permitan al país diversificar su base productiva y sus exportaciones, con miras a superar la reprimarización en que ha recaído su economía y sus daños colaterales.

Por ello, nos parecen atendibles las observaciones y recomendaciones recientes del Consejo Privado de Competitividad, particularmente su "propuesta de Política de Desarrollo Productivo, entendida como los esfuerzos para incrementar el nivel de sofisticación y diversificación del aparato productivo colombiano". Ahora que se está en el proceso de formulación del Plan Nacional de Desarrollo para el segundo período de la administración Santos es la oportunidad de acoger y poner en marcha esta magnífica propuesta.

Además de propugnar por la diversificación de la economía es menester preservar y defender el terreno ganado en materia de empleo, reduciendo el desempleo a un solo dígito y en pobreza, reduciéndola en 3.6 millones de personas entre 2010 y 2014. Para ello es menester contemplar medidas contra cíclicas y reforzar los programas sociales en favor de la población más vulnerable y de esta manera evitar que demos marcha atrás en los logros sociales alcanzados.

Publicidad