El Chikunguña: un virus patentado

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Oscar Bravo Rojas

Oscar Bravo Rojas

Columna Sociológica

e-mail: osbraro@gmail.com

Carlos Amodei, es argentino, de Córdoba, y firma como médico que ostenta doctorado o Ph.D. Se autodefine como especialista en sociobiología de la mente humana. Él ha incendiado el debate sobre la medicina mundial: denunció en un video en Youtube, que el virus del Chikunguña fue creado en laboratorios para comercializar luego su tratamiento.

No sería la primera vez que un estudio acusa a las grandes firmas de laboratorios de crear epidemias y sus respectivas curas, para vender millones de dólares en medicamentos que dan mágicamente el alivio. En esta oportunidad, Amodei lanza acusaciones mostrando como evidencia las páginas de internet donde aparece el registro de "creación" del temible Chikunguña.

¿Por qué aparece registrado en páginas de Internet? Porque todo fue patentado en las oficinas de Estados Unidos y, esa información, una vez legalizada, es publicada en páginas oficiales, describe. El galeno se tomó el trabajo de revisar las páginas para verificar la procedencia del virus, ya que siempre ha desconfiado del sistema de salud mundial y su operatividad reptiliana. "El Chikunguña es un virus transmitido por mosquitos.

El aedesaegyptis, el mismo que transmite el dengue. Esta especie de nueva pandemia (como otras) son todas manipuladas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), o mejor dicho, la Organización Mafiosa de la Salud. Ellos distribuyen enfermedades para dañar la población y para que los laboratorios puedan obtener créditos económicos. El virus está patentado desde el 2005. Estamos hablando de un virus que da un crédito económico", dice tajante.

Aunque Amodei insiste en su teoría del mal, la OMS no se ha hecho eco de sus señalamientos. Por el contrario, desde la organización han descrito que: "No existe ningún antivírico específico para tratar la fiebre chikungunya. El tratamiento consiste en aliviar los síntomas como el dolor articular, con antipiréticos, analgésicos y líquidos. No hay comercializada ninguna vacuna contra el virus", aclaran.

Sin embargo, Amodei los califica de mentirosos y les lanza un torpedo verbal: "(Ellos) dicen que no hay vacuna para esto. Ya les voy a demostrar que la OMS miente. Hay patente de ella". Él muestra tres páginas de internet reveladoras.

En la primera se lee: "Virus chikungunya clones infecciosos y usos de los mismos". Como inventores de los clones del virus aparecen Stephen T. Higgs, Dana L. Vanlandingham y KonstantinTsetsarkin, y el solicitante de la patente es la Junta de Regentes de la Universidad de Texas.

Esta información le ha dado la vuelta al mundo tanto en la prensa hablado como escrita, mostrándonos de esta manera que este capitalismo salvaje se ha valido, se vale y se valdrá de cualquier cosa, incluyendo la salud y la vida humana para lograr sus más deshumanizantes y macabros propósitos de obtener dinero.

Como es posible patentar con 10 años de anticipación un virus? y luego propagarlo? Solo para después las empresas promotoras de estos males, algunas farmacéuticas vendan sus productos y se agoten como está ocurriendo en la actualidad.

Con esta crisis capitalista despiadada solo nos tocara pedirle a Dios que nos proteja, e implorar como el salmista que ninguna plaga toque a nuestra morada, porque lo que vemos es que la creación de virus seguirá, con la mala fortuna de los pobres y desposeídos, que son a la postre los que sufren el rigor de estos males, aportando cientos y millones de muerte, ante la mirada complaciente de gobernantes y seudos científicos que elaboran estos males para sacar sus mezquinos beneficios.

Más Noticias de esta sección

Publicidad