'Its Lawyers'

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Cecilia Lopez Montaño

Cecilia Lopez Montaño

Columnista Invitada

e-mail: cecilia@cecilialopez.com

Una expresión que se encuentra con mucha frecuencia en las revistas del corazón, de modas o de farándula internacional, es que ciertas jovencitas -pocas de todas maneras-, se les reconoce en el mundo del Jet Set como "itsGirls". Su definición es la siguiente: "Itgirl" es una frase en inglés aplicable a una joven que posee la cualidad "It" ("eso"), la atracción absoluta. Pues bien, en ese mismo sentido se podría hablar en Colombia de los "Its Lawyers", es decir, ese reducidísimo grupo de abogados que parece que tienen 'eso', es decir 'atracción absoluta'. Están en todos los casos más sonados (bien podría decirse, taquilleros)y todos quienes se encuentran atrapados en un soberano problema los llaman, porque precisamente tienen, 'eso'.
Lo que sorprende es cómo máximo 5 abogados logran alcanzar esa categoría, en un país como Colombia, lleno de estos profesionales que durante décadas, en este país y en el mundo, llenaron los espacios de poder púbico. Ahora han sido desplazados por otros profesionales, especialmente por economistas formados en el exterior, pero aun reconociendo lo anterior, en Colombia algunos pocos superaron esa barrera, convirtiéndose en los 'Its lawyers'.
Ahora, La pregunta que muchos nos hacemos es,¿qué significa tener 'eso'? Nadie se atrevería a negar sus capacidades, su formación y su habilidad para estar constantemente en los medios de comunicación (no solo en las primeras páginas de noticias, sino muchos de ellos en las páginas sociales.) Algunos son más famosos que la estrella de la telenovela de moda. No todos son buen mozo, cuando, a diferencia de una ' itgirl' su primera condición es ser linda. Por otra parte, y también a diferencia de las 'itgirls', ninguna mujer clasifica dentro de este selecto grupo de abogados de la 'élite'. En lo que sí coinciden con sus pares estos 'its lawyers', es que son ricos, porque por la ley de la demanda y la oferta, estos abogados deben cobrar muy por encima del promedio. (Debe reconocerse que es bastante probable que en casos vitrineros de gente sin recursos, la prestación de sus buenos oficios se contente con recibir la publicidad respectiva.)
Hasta ahí todo bien. Independiente del derecho que tiene todo acusado a una defensa, sea culpable o no, cuando se trata de un 'itlawyer' que ha sido funcionario público de muy alto nivel y que tiene información privilegiada de la contraparte, algunos de sus comportamientos sorprenden. Sería bueno plantear que pertenecer al grupo de itslawyers, no los pone por encima de la ética profesional. Por ejemplo, ¿cómo uno de esos prestantes abogados que ha sido funcionario público, muy respetado y reconocido por sus capacidades, no le tiembla el alma cuando acepta defender a unos ciudadanos que le han robado plata a la gente, en las narices de un Estado que debería proteger a sus ciudadanos?¿Será que hemos idealizado los estándares de un alto funcionario público y tal vez les estamos demandando demasiado a estos exitosísimos abogados?
O, por el contrario, precisamente por ser súper profesionales, ¿sienten que no deben tener esa clase de limitaciones? Con todo el respeto que merecen los abogados, sería interesante conocer sus argumentos no sea que sufran también de ese mal que está matando al país: la confusión entre lo público y lo privado. Ese paso de lo público a lo privado -y viceversa-, sin beneficio de inventario, es un gran pecado en Colombia y lo cometen todos aquellos que toman la puerta giratoria como algo normal.
Como otra de sus particularidades, estos 'its lawyers' defienden posturas que, para los que desconocen el ejercicio del derecho, parecen como contradictorias. Mientras la transparencia no sea un valor en Colombia, el modelo que le estamos dejando a la juventud es bastante perverso. El mensaje que deja su ejemplo, es claro: lo realmente importante es tener 'eso' porque puede ser el pase para traspasar muchos límites, y en el camino, amasar considerables fortunas.

Publicidad