Orientación lingüística - 20 de octubre de 2014

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

mercedes castillo mosquera

mercedes castillo mosquera

Columna: Orientación lingüística

e-mail: lujorguep@yahoo.es


Hola, amigos, debo repetir hoy el tema de la conjunción "sino" y su oponente "si no", frase en dos palabras, compuesta por la conjunción condicional "si" y la negación "no". Y debo hacerlo porque parece que aún es difícil para muchos distinguir cuándo se usa una y cuándo la otra.
Por ejemplo, encontré en la nota editorial de este diario del viernes 14 de noviembre la frase: "Sino reaccionamos ya después no nos quejemos", en la que fácilmente se ve que debería ser "Si no". Así que aprovecharé la forma como el lingüista Martín Vivaldi lo explica en su Curso de Redacción para ver si queda más claro:
Para saber cuándo debemos escribir "sino" (junto) o "si no" (separado) inténtese colocar inmediatamente después de estas partículas la conjunción "que". Si la frase lo admite escríbase "sino". En caso contrario dígase "si no".
Y muestra varios ejemplos: Este libro no es mío "sino" de mi hermano. (Sino que es de mi hermano).
No está estudiando "sino" jugando. (Sino que está jugando).
Tumbado en la hamaca intentaba "si no" dormir, al menos descansar. (En este ejemplo no se puede intercalar la conjunción "que"…intentaba si no que dormir…) pues la frase resultaría absurda.
Finalmente, nos aclara: "Sino" es una palabra, una conjunción que opone un término a otro. "Si no" son dos palabras, la conjunción condicional "si", "no" es la negación. Entre ambas pueden colocarse otras palabras: "Si no" me quieres, o Si tú no me quieres. Lo mismo en el ejemplo de la editorial: Si no reaccionamos ya… (O si nosotros no reaccionamos…)
Espero que haya quedado suficientemente claro para que detalles como el que comento no se repitan.
Por otra parte, escuchaba el martes pasado, durante el preámbulo del partido de Colombia con Eslovenia, al comentarista Javier Hernández afirmar que ese país europeo había participado de una guerra de solo seis días, en la que "por fortuna solo murieron dos personas". Es una lástima que alguien considere que la muerte de ninguna persona en una guerra sea una fortuna. A mi modo de ver, la guerra es el fenómeno más estúpido que el hombre ha inventado, y una sola persona que muera en ella es un infortunio.
La guerra sea donde sea, sea entre quienes sea, es un absurdo y todas las que se puedan evitar sí es afortunadamente.
No es más por hoy, gracias mil por dedicarle atención a estas notas y los invito para el próximo jueves.

Publicidad