(Columna) Orientación lingüística

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

mercedes castillo mosquera

mercedes castillo mosquera

Columna: Orientación lingüística

e-mail: lujorguep@yahoo.es


Orientación lingüística

Hola, amigos, hoy les comento: a raíz de mi última nota, en la que dije que "lo culto" es dar (o presentar) las excusas, y pedir las disculpas, recibí de mi buen amigo y muy apreciado colega, el profesor Elkin Palma Barahona una interesante disquisición sobre lo que filosóficamente es "lo culto", con un pensamiento en el que estoy de acuerdo, pues si "cultura es toda manifestación humana" necesariamente todos los seres humanos somos cultos. Pero, como le aclaré al profesor Palma en mensaje personal, mi posición en esta columna no atiende al sentido filosófico sino al lingüístico, y en esa vía "culto" es lo aceptado por la academia. Culto es lo que no nos permite (ni a mí, ni a Elkin, ni a muchas personas que conozco) gritar en mitad de la calle apodos, o palabras obscenas, o aquellas que sin serlo pertenecen a un nivel de la lengua que desmerece de sus usuarios.
Por ejemplo, expresiones como "aquí habemos varias personas de acuerdo", o "nos veremos cuando haiga tiempo", o "nadien me puede señalar la dirección correcta", y muchas otras que diferencian a quienes por problemas de tipo social o económico no pudieron recibir una formación de calidad en lo lingüístico, de quienes sí tuvimos esa oportunidad, pertenecen al nivel "no culto" del idioma. En lingüística se da a las lenguas tres niveles básicos: el clásico, que nadie usa oralmente, solo se escribe por parte de los grandes escritores, salvo algunas excepciones. El culto, que es el que trato de defender en este espacio y el vulgar, usado por quienes hablan como indico en los ejemplos al principio de este párrafo, o por quienes nada les importa y sueltan sus vulgaridades en cualquier parte. (Y yo acabo de agregar el "no culto").
Sé que más de un lingüista intentará replicar que la lengua tiene otros niveles, lo que es cierto, pero esos son los básicos. Lo que pasa es que cada nivel tiene subniveles que mejoran o desmejoran, pero ya eso será materia de charla en otra ocasión. Aquí, pues, quiero recordar que ese "nivel culto" es el que promuevo y recomiendo a todos los amantes del buen hablar. Es el que, a mi modo de ver, deberían cuidar los docentes de cualquier área y los periodistas y locutores, especialmente, ya que son quienes propagan en el pueblo expresiones y usos de lengua.
Quiero contar, a manera de ejemplo, lo ocurrido hace unos días (el 16 de octubre, para ser más precisos) en una emisora local cuando el grupo de periodistas trataba el tema de los hospitales que tienen problemas en el departamento y cuya causa está en la corrupción gubernamental. Pues uno de los hablantes afirmaba que la responsabilidad no es del señor gobernador actual, literalmente nos dijo: "Yo lo conocí hace cuatro gobernadores atrás…"
Aquí no voy a defender la gestión de ninguno de los gobernadores, solo al idioma castellano, en el que no es nada "culto" (desde el punto de vista de la academia, mi apreciado Elkin) decir "hace… atrás", pues si hace un día, un mes, un año o el tiempo que sea, necesariamente será "atrás". Por lo tanto el señor periodista debió decir "Yo lo conocí hace cuatro gobernadores" sin mencionar la palabra "atrás" o "Yo lo conocí cuatro gobernadores atrás", sin mencionar el verbo "hace". Lo "no culto" es usar los dos términos "hace… (Tiempo)…atrás".
Cabe anotar, que el periodista lo dice y al poco rato hay cantidad de hablantes repitiéndolo, pues muchos creen que a la radio o a la televisión solo llegan personas bien preparadas en la academia, y no hay tal (como diría Cervantes), aquí en el medio local llega a las emisoras el que vende cuñas esté o no preparado, y en el nacional parece ser igual, con el agravante de que para ser presentadora de televisión solo es necesaria la belleza física. Cuidado con malinterpretarme, no digo que la belleza y la preparación se opongan, no. Hay presentadoras que son bellas y bien preparadas, pero hay otras…
No es más por hoy, mis amigos, gracias por leer estos pensamientos y los invito para el próximo jueves.

Más Noticias de esta sección

Publicidad